El desarrollo financiero y los retos del crecimiento económico: financiamiento a las Mipyme

user-pic

El estudio de la vinculación entre desarrollo financiero y crecimiento económico fue abordado por el mundo académico desde el siglo pasado, con los trabajos seminales de Marshall o Schumpeter. Y si bien aún puede subsistir la controversia sobre cuál es causa y cuál es efecto, lo cierto es que son procesos íntimamente relacionados.

rojas.jpgDesde el punto de vista monetario, las entidades financieras en general son motores del desarrollo económico porque: i) directa o indirectamente proporcionan los recursos monetarios para sustentar la operatividad y crecimiento de las diferentes actividades económicas; ii) porque al tener un rol en la selección y financiación de los proyectos afectan la adopción y el cambio tecnológico y la creación de diversa infraestructura; iii) intervienen en el proceso de formación de capital al captar recursos, al asignarlos y con la creación del crédito y su efecto de multiplicador monetario. 

Las entidades financieras tienen características importantes que vale la pena puntualizar: i) poseen economías de escala al captar o prestar; ii) poseen grandes capacidades de análisis y evaluación de operaciones y proyectos; iii) están en posibilidad de arbitrar plazos y liquidez de los activos; iv) desarrollan un rol crucial en la movilización de recursos; vi) están en posibilidad de obtener generación de valor a través de los diferenciales de tasas activas y pasivas o por la comercialización de distintos servicios financieros no crediticios. 

Respecto a las MSME´s o MIPYME, su importancia ha sido claramente documentada en la literatura por su fuerte relación con la generación de empleo, aportes al PBI, lucha contra la pobreza e inclusión social. No obstante, el segmento de MSME´s es uno de los que tanto a nivel nacional como internacional enfrenta más restricciones financieras, y esta falta de acceso a recursos ha sido identificada por los emprendedores como uno de los más importantes frenos a su supervivencia y crecimiento futuro. (Ayyagari et al., 2011; Becket al., 2011)

Esta problemática por sus connotaciones e impactos prácticos es de interés tanto para académicos como para hacedores de política, gestores de negocio, profesionales y expertos, gremios, organismos internacionales y fuentes internacionales de fondos. Por lo que se hace necesario hacer mayor investigación desde el lado de la oferta de financiamiento; es decir, desde la perspectiva de las entidades financieras que sirven a estos segmentos.

La reticencia de los bancos a iniciar o incrementar los recursos financieros asignados a una empresa generalmente está vinculada a su imposibilidad de validar la capacidad de pago o la voluntad de pago del potencial deudor y por ende el riesgo de que el dinero concedido no sea repagado. 

Las MSME´s son vistas como más informales, eventualmente dispersas geográficamente, con limitaciones en sus habilidades de gestión y financieras, con problemas de cantidad y calidad de información y por tanto más opacas y de mayor dificultad para discriminar entre buenos y malos riesgos. Al tratarse de operaciones más pequeñas, los costos fijos de evaluación, seguimiento y recuperación son proporcionalmente mayores si las comparamos a un crédito de gran empresa o corporativa.

Detrás de esta problemática están las denominadas fricciones de agencia (información asimétrica y de exigibilidad o ejecutabilidad de contratos y garantías) y fricciones colectivas (altos costos de transacción, riesgos de liquidez y riesgos de concentración).

sumillas_rojas.jpgEn contraposición a esto hay fuertes incentivos para que el negocio de prestar a las MSME´s sea más atractivo a los bancos tales como: i) caída de márgenes en otros segmentos de banca corporativa, gran empresa y retail; ii) desintermediación por una mayor maduración del mercado de capitales que hoy es abordado por las grandes empresas y corporaciones como alternativa de financiamiento; iii) expansión del número y significancia económica de las MSME´s y tasas de crecimiento; iv) tecnologías mejoradas de información y comunicación.

La magnitud del mercado es impresionante. Según la consultora McKinsey (2012) se ha estimado que para el 2015 el negocio potencial en países emergentes de estos segmentos empresariales sea de US$ 350 billones (aproximadamente US$ 150 billones al 2012).       

Lo expresado en los párrafos precedentes tiene características de reto y oportunidad para el sistema financiero y la solución de esta problemática pasará por los modelos de negocio y las tecnologías crediticias que implementen las entidades financieras, temas que comentaremos a detalle en futuros artículos.

¿Qué estrategias podrían desarrollar las entidades financieras para ingresar con mayor éxito en el nicho de financiamiento a las MSME's o MIPYME?



Esta entrada contiene un artículo de:
Javier Rojas
PhD(c) en Administración y Gestión. MBA de ESAN. Economista de la Universidad de Lima con especialización en finanzas. Experiencia gerencial en áreas comerciales y de riesgos en entidades financieras nacionales y multinacionales. Ha sido Gerente General del Fondo MIVIVIENDA.
Profesor de la Maestría en Finanzas de ESAN.
Auspicios