Fideicomisos para financiamiento de proyectos

user-pic

Los fideicomisos constituyen un mecanismo interesante para viabilizar el financiamiento de proyectos. En este artículo conozca sus distintos tipos y sepa cómo puede implementarlos para permitir la obtención de recursos dinerarios y así llevar a cabo inversiones que se tengan pensadas.

fideicomisos_financiamiento_proyectos.jpgLos proyectos requieren dinero para la ejecución de las inversiones, las cuales pueden llegar a ser sustanciales dependiendo de la magnitud del plan. En esta línea, es común pensar que los recursos financieros solo pueden ser provistos por los inversionistas promotores del proyecto a través de aportes de capital, sin embargo, también pueden ser obtenidos por medio de acreedores bajo la forma de deuda.

Pero la disponibilidad de los acreedores a prestar -que no es la misma que la de los inversionistas para asumir los riesgos del proyecto- dependerá del grado de certeza en la recuperación de la deuda. Los acreedores podrán requerir una serie de condiciones o medidas para prestar, y es aquí donde los fideicomisos se constituyen como un mecanismo para facilitar las operaciones de endeudamiento.

Los fideicomisos son relaciones contractuales por medio de los cuales se constituye un patrimonio fideicometido. A través de un contrato de fideicomiso se formalizan las relaciones entre los participantes (fideicomitente, fiduciario, beneficiario y fideicomisario), estableciéndose los derechos y las obligaciones correspondientes para su adecuada interacción entre ellos y el patrimonio fideicometido. Asimismo, se regula la administración de este patrimonio y los bienes fideicometidos que lo constituyen (como bienes, derechos, recursos dinerarios, entre otros), desde su conformación hasta su disolución.

El propósito fundamental de un fideicomiso utilizado para el financiamiento de proyectos es la administración de los flujos de dinero generados por el proyecto para el repago de la deuda a favor de los acreedores. El uso de los fideicomisos busca asegurar a los acreedores la recuperación de sus aportes de deuda. Asimismo, se busca que éstos puedan mostrar mayor disposición a la realización de desembolsos de dinero para el financiamiento de los planes proyectados pues, a través de este mecanismo, se procura capturar los flujos de dinero del proyecto, los cuales son constituidos en garantía para el repago de la deuda a favor de los acreedores.

En relación al punto anterior, si bien un contrato de fideicomiso involucra aspectos legales, es importante considerar en su diseño el movimiento o flujo que seguirá el dinero, de tal forma que en su finalidad de repagar una deuda no signifique a la empresa una restricción de liquidez para la continuidad de sus operaciones.

Inicialmente, la empresa (fideicomitente) interesada en desarrollar el proyecto  aporta de manera anticipada los cobros futuros de los flujos de dinero que se espera generará el proyecto. Luego, en la medida que se van generando los ingresos de dinero del proyecto, el fideicomitente debe aportarlos al fideicomiso. Así, el patrimonio fideicometido se conforma del aporte inicial de los cobros futuros y los cobros presentes (efectivos) de los flujos de dinero del proyecto (bienes fideicometidos).

Para ello, el contrato de fideicomiso ha debido establecer la obligación de la empresa a efectuar tales transferencias a favor del patrimonio fideicometido, constituyendo un incumplimiento cualquier acción contraria. De esta manera, los acreedores (beneficiarios de los fondos) se aseguran de que los ingresos que genere el proyecto sean destinados directa e inmediatamente al patrimonio fideicometido, sin que la empresa pueda disponer de tales recursos a su discreción, sino de acuerdo con lo establecido en el contrato de fideicomiso.

El responsable de la administración del patrimonio fideicometido es el fiduciario, que es una entidad especializada y regulada, en nuestro caso, por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP. De acuerdo con lo que se establece en el contrato de fideicomiso, el fiduciario debe cumplir estrictamente lo indicado en dicho documento. En ese sentido, se establecen las actuaciones y responsabilidades del fiduciario respecto al manejo de los recursos dinerarios que ingresan al patrimonio fideicometido y cómo deben destinarse.

fideicomisos_sumillas.jpgEn esta administración, el fiduciario libera los recursos disponibles en el patrimonio fideicometido de acuerdo con las instrucciones establecidas en el contrato. En general, en primer lugar, se permite al fiduciario liberar recursos a favor de la empresa para la continuidad de las operaciones del proyecto. En segundo lugar, se estipula el destino de los recursos disponibles al repago de la deuda. Una vez cumplido con el repago total de la deuda, cualquier recurso disponible en el patrimonio fideicometido debe ser transferido a la misma empresa (fideicomisario), pudiendo disolverse el fideicomiso.

Como se puede apreciar, los fideicomisos pueden facilitar las operaciones de endeudamiento para la ejecución de proyectos. El diseño del fideicomiso resulta relevante con el fin de que no se constituya en un mecanismo de restricción a las operaciones del proyecto, sobre todo en términos de liquidez, en su finalidad de garantizar el repago de la deuda. Con ello, no sólo se viabiliza en el tiempo la actividad del proyecto en su objeto de producir bienes o prestar servicios, sino también la de permitir la cobertura de los repago de deuda.

¿En qué clase de operaciones de financiamiento usted haría uso de un fideicomiso?



Esta entrada contiene un artículo de:
Fénix Suto
MBA de ESAN. Licenciado en Economía de la PUCP. Profesor a tiempo parcial de la Universidad ESAN en los programas de post grado. Asesor y consultor en temas económicos, financieros y en la regulación.
Profesor del MBA Tiempo Parcial de ESAN
Auspicios