¿Quién alimentará al mundo?: Una oportunidad para la agricultura familiar del cacao peruano

user-pic

Gracias a los acuerdos comerciales, el Perú tiene acceso a más de 1500 millones de consumidores. ¿Qué están haciendo las empresas peruanas para alinearse con las oportunidades del mercado de cacao y chocolate?

cacao_chocolate.jpgEn un viaje realizado a Colombia, tuve la oportunidad de tener contacto con una consultora en inversiones, la cual me explicó sobre las cuatro tendencias que marcarán grandes cambios mundiales:

 

  • Tendencia 1: Incremento de la población mundial, que crece a razón de 225 mil personas por día. Es decir, en la próxima hora habrán nacido 10417 personas y 2467 de ellos en China e India. Es así que para el año 2050, la población mundial alcanzará 9 mil millones de habitantes y el 80% de estos será en países en desarrollo. 
  • Tendencia 2: Cambios en los hábitos de consumo. La expansión económica global ha dado lugar a una nueva clase media, cuyo poder adquisitivo permite comprar más allá de las necesidades básicas y variar sus hábitos de consumo. Por ejemplo, el consumo de carne en China en 1978 era un tercio del consumo de carne en Estados Unidos. Hoy, el consumo anual de carne en China representa más del doble del consumo anual de carne estadounidense. 
  • Tendencia 3: Disminución de la disponibilidad de tierras cultivables. Una de las principales causas de esta disminución es el rápido aumento del desarrollo urbano, lo que representa un aumento de los precios de la tierra. Cada día se añaden casi 180 mil personas a la población urbana. Para el 2030 se estima que 60% de la población vivirá en áreas urbanas. 
  • Tendencia 4: Disminución de la productividad agrícola. El cambio climático afecta la productividad debido a la degradación de los suelos, la escasez de agua y el aumento de la temperatura. Actualmente, 2 billones de hectáreas de tierra cultivable están en proceso de degradación. Mientras la demanda agrícola crece anualmente al 1.1%, el rendimiento crece solo al 0.5% anual.

Frente a esta situación, la pregunta crucial es: ¿quién alimentará al mundo? Para contestar parte de esta interrogante, se tiene que señalar que los más grandes empresarios han puesto sus ojos en el sector Agronegocios para hacer frente a la necesidad de alimentación de las personas. Un ejemplo es la firma Barry Callebaut con sede en Suiza y mayor fabricante del mundo de chocolates acabados para clientes como Nestlé y Hershey. Esta firma ha adquirido la empresa Petra Foods para su expansión global con compras de 650 mil toneladas métricas de cacao al año en todo el mundo.

Las empresas peruanas tienen una gran oportunidad para alinearse a las oportunidades que se están produciendo en el mercado de cacao y chocolate debido a que el país ofrece grandes oportunidades de inversión en el sector agrícola y agroindustrial. Con los Tratados de Libre Comercio (TLC) y la Alianza del Pacífico con Colombia, Chile y México, existe acceso a más de 1500 millones de consumidores.

De allí que surge la importancia del tema de cacao, chocolate e inclusión social como tendencia de la agricultura familiar en nuestro país. El Perú es el segundo productor mundial de cacao orgánico, cumpliendo las normas de comercio justo y cuenta con una gran biodiversidad. Asimismo, la producción de cacao en el país depende básicamente de los pequeños productores agrícolas, donde se benefician de manera directa más de 45 mil familias, y de forma indirecta a 225 mil personas ubicadas en diversas regiones como San Martín, Ucayali, Tumbes, Huánuco y Cusco, entre otras. La calidad y sabor del cacao peruano ha contribuido a incrementar las exportaciones de cacao en grano y del chocolate, siendo los principales mercados de destino Estados Unidos y la Unión Europea.

sumillas_cacao_chocolate.jpgEn este contexto, hay dos casos particulares de éxito a destacar y a seguir con atención. El primer caso es el cacao cultivado por el Grupo Palmas en las regiones San Martín y Loreto, que busca replicar una experiencia exitosa de incorporación de ex cocaleros a la cadena productiva de palma aceitera.

El segundo caso es Amaz Food, una empresa creada por una emprendedora social preocupada por el escaso bienestar de los pequeños productores cacaoteros de la Región San Martín y la devastación de los recursos forestales de la Amazonía peruana. Ambos casos consideran al pequeño productor como eje fundamental para el crecimiento del sector cacao y chocolate para el mundo.

En próximos artículos, se detallará cómo operan dichas empresas para mostrar de forma más clara las oportunidades de negocios que existen en el mercado de cacao y chocolate.

¿Qué iniciativas plantearía para vincular al sector privado con los pequeños productores del cacao?



Esta entrada contiene un artículo de:
Leonardo Adachi
MBA de ESAN. PADE de Marketing y Certificado de Especialización en Gerencia de Proyectos de ESAN. Contador Público de la Universidad de Lima. Coordinador académico y miembro del Consejo Consultivo de la Maestría en Administración de Agronegocios de ESAN.
Auspicios