Agenda laboral para el mensaje de 28 de julio: el aumento o no del sueldo mínimo

user-pic

Tras haberse aprobado la exoneración de los descuentos a las gratificaciones y al flexibilizarse el retiro de la CTS, queda pendiente, en agenda: el posible aumento del sueldo mínimo.

agenda_laboral_mensaje_28_aumento_sueldo_minimo.jpg

Existe un enfrentamiento entre sectores sobre el posible aumento del sueldo mínimo. Por el lado de trabajadores y sindicatos, se señala que existen estudios técnicos que permitirían un aumento entre el 10 y el 14% (entre S/.825 a S/.855), aunque también se han mencionado cifras que prevén un incremento a S/. 1,200 e incluso, hasta S/.1,500. El argumento principal consiste en que el sueldo mínimo no es suficiente para sostener la canasta básica familiar.

De otro lado, el sector empresarial manifiesta que un aumento este año es inviable teniendo en cuenta la desaceleración económica existente, la cual se encuentra plasmada en la contracción de la manufactura y en la caída de las exportaciones (19% en promedio según ADEX). Mientras tanto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) impulsa la actualización del sueldo mínimo basada en la productividad y competitividad del país (Convenios OIT 26-99).

¿Qué aspectos deben considerarse para evaluar un aumento del sueldo mínimo?

Lo importante es el sustento técnico que permita sostener una medida como esta. Primero, los indicadores económicos a utilizar; el índice de productividad y la inflación son los principales. Ello debe ser complementado con otros factores, tales como la tasa de desempleo, el índice de informalidad y el ratio entre la remuneración mínima y la remuneración promedio. Estos indicadores deben encontrarse desarrollados en los informes técnicos que actualmente vienen circulando en el Consejo Nacional de Trabajo (CNT), órgano encargado del análisis, intercambio de posiciones y líder para el consenso de un eventual aumento o no.

Segundo y ligado a lo anterior, es importante evaluar y proyectar la medida en el contexto actual. Hemos tenido un PBI en el primer trimestre del año de 1.2% en promedio según cifras del INEI, repuntando en abril a un 4.25% (por el crecimiento temporal de las actividades en minería y pesca), pero con una sensación que este aumento no es sostenible, pues siguen contraídos los sectores pilares como construcción, actividades inmobiliarias, infraestructura, inversión pública e hidrocarburos. Esta situación lógicamente impacta en el empleo, en donde tenemos proyectada una expectativa de contratación de 8% para el segundo semestre, estando por debajo del promedio regional que es de 12%.
Como una tercera consideración, se debe evaluar el impacto de un aumento del sueldo mínimo en los tipos de empresa en el Perú (considerando que el 70% son MYPE) y analizar la incidencia de la medida en las distintas regiones a nivel nacional.

¿Qué aspectos faltan?

sumillas_Agenda_Laboral28.jpgAtacar los aspectos prioritarios en nuestro país: la falta de mano de obra calificada y la informalidad. Es fundamental fomentar la capacitación de calidad de los trabajadores, considerando que según el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) el 37.5% de la fuerza laboral en el Perú se encuentra inadecuadamente capacitada.

Teniendo personal con una capacitación suficiente y continua apuntamos a conciliar los intereses en juego: aumento de la productividad y tener una mano de obra empleable. Un complemento adecuado de la capacitación es la apuesta por la innovación tecnológica que si bien actualmente tiene beneficios tributarios, debe ser promoverse como una política estatal en el mercado laboral.  Medidas como estas, acompañadas de incentivos estatales debieran promover la generación de empleo y resultar atractivas para la economía informal. Lastimosamente, nuestra realidad nos indica que el debate del sueldo mínimo responde regularmente a una coyuntura política (dejando de lado el sustento técnico-económico), lo cual genera expectativas en la población, tornándose la medida como populista. Esperamos que este 28 (si el tema se toca) la situación cambie. 

¿Usted cree que debe aumentarse el sueldo mínimo? Si es así, ¿a cuánto y por qué?



Esta entrada contiene un artículo de:
Percy Alache
Abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Jefe del Área Laboral de Lazo, de Romaña & Gagliuffi Abogados. Posgrado en Derecho Laboral por la Universidad de Sevilla. Miembro del Registro de Árbitros del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo para la resolución de negociaciones colectivas. Profesor del Diploma Internacional en Gestión del Talento Humano de ESAN.
Auspicios