La homologación genera competitividad y crecimiento en las empresas de transporte terrestre

user-pic

Uno de los sectores que debería ir a la par del crecimiento económico del país es la logística. Sin embargo, y sobre todo en el rubro del transporte terrestre, pareciera que gran parte de las empresas se han quedado en el siglo pasado. ¿Qué se debe hacer para modernizar este sector trascendental? La homologación puede ser la respuesta.

homologación_transporte_Principal.jpg

El desarrollo del país en los últimos 20 años ha mostrado un crecimiento constante, situación que ha producido que la actividad logística también se incremente de forma considerable: hay un uso intensivo del transporte debido a un aumento en la movilización de personas, mercaderías, equipos, etc. A su vez, esto ha provocado cambios en la estructura logística de todos los operadores, especialmente en el ámbito vial.

Por ejemplo, en el sector transportes se ha incorporado a un gran número de unidades, sin embargo, el crecimiento del mercado laboral no ha avanzado con el mismo dinamismo ocasionando un déficit de mano de obra, el incremento en los costos y una deficiencia en el servicio por la incorporación de personal escasamente preparado para actividades tan delicadas y especializadas como es la conducción de camiones y buses interprovinciales. 

En líneas generales, esta falta de equilibrio en el mercado ha traído como consecuencia los siguientes problemas para el desempeño de las actividades de transporte:

Falta de conductores profesionales especializados.

Escasez  de choferes  calificados  y  con experiencia.

Informalidad en algunos sectores de transporte con respecto a la calificación de personal.

Incremento sostenido de los costos por mano de obra del sector.

Capacitación y profesionalización inapropiada de los conductores.

Improvisación y falta de instituciones dedicadas a la educación de conductores.

Índice elevado de accidentes, infracciones de tránsito y de la delincuencia en las vías nacionales.

Sobrecostos  para  las  empresas  que  realizan  su   propio  programa de  inducción y capacitación.

¿Cómo hacer frente a esta problemática en el sector transporte?

Una manera de lograr que una empresa de transporte sea más competitiva y exitosa es a través de la homologación de la misma ante una certificadora de reconocido prestigio.

La homologación proporciona información de contraste entre la realidad de la  empresa de transportes y aquello que los clientes esperan de  su gestión. Lo que va a producir, sea esta una pyme, mediana o grande, es que la organización tenga un giro 360° en su estructura y manejo, lo cual provocará que sea más competitiva en un corto plazo y a un bajo costo. 

Al término de este proceso, el proveedor tiene, como parte del resultado de la homologación, el detalle de aquellos aspectos que deben ser reforzados. A partir de la homologación se establece una mejora continua en una actividad recurrente efectuada con la  finalidad de aumentar la capacidad para cumplir los requerimientos del cliente. 

Por otro lado, la homologación del servicio de transporte también es un intercambio de información entre los clientes y el proveedor. El cliente considera que la homologación disminuye el riesgo en la elección de un nuevo proveedor. No obstante, existen otros hechos contractuales que definen la decisión de compra.  

Otro aspecto a considerar, es que las empresas informales de transporte se vuelven formales ya que contarían con certificación de calidad y son auditados periódicamente por la entidad correspondiente, verificándose los requisitos de la norma. Asimismo, este proceso también les permite a las empresas de transporte formar alianzas estratégicas con los proveedores.

Una vez que estas compañías transportistas aprueban la evaluación de certificación de homologación, pueden acceder a nuevos clientes corporativos que exigen contar con este documento. Además, lograrán mejoras en los tiempos y procesos de sus servicios, en la calidad de sus auxiliares, choferes, supervisores de transporte terrestre, en el clima  laboral desde la persona que abre la puerta hasta el presidente del Directorio, en el control de seguridad y de calidad; reducirán costos, sobrecostos, robos, número de papeletas o multas y accidentes, entre otros. 

Todo esto genera un aumento en la cartera de clientes potenciales y corporativos, así como el crecimiento de la empresa y mayores utilidades, permitiendo a  la  pequeña empresa en convertirse en un David frente a varios Goliats sin bajar el precio del servicio del flete terrestre y compitiendo de igual a igual con las  grandes compañías de transporte terrestre en el país. 

El Gobierno debería fomentar, a través de una norma (a implantar en el corto plazo), la homologación en todas a las empresas de  transporte terrestre de carga y pasajeros para mejorar nuestra competitividad logística como país. El éxito radica  en capacitar de manera permanente al factor humano de las empresas de transporte.

¿Usted  considera que la homologación permitirá mejorar la situación del sector transporte en el país?



Esta entrada contiene un artículo de:
José Caballero Jesús
Profesional en Negocios Internacionales con Post grado en Logística Internacional. Reconocido en el ámbito empresarial y público por la amplia experiencia y conocimiento en las áreas de transporte internacional, administración, comercio exterior, logística internacional, compras locales e internacionales, etc.
Profesor de la Maestría en Supply Chain Management de ESAN
Auspicios