Exportar o morir

user-pic

El título de este artículo fue el "caballito de batalla" de nuestro recordado amigo Gonzalo Garland, expresidente y fundador de ADEX. Esta frase nos hace meditar sobre la importancia de las exportaciones en la economía del país. ¿La razón? Las exportaciones, tanto tradicionales como las de valor agregado, no solo generan divisas para las reservas monetarias sino que crean empleo allí donde ningún otro sector lo hace.

Exportar_Morir_Principal.jpg

Durante el período 2000-2008, el Perú pasó de exportar US$ 7,000 millones a US$ 31,000 millones. En este lapso, hubo una tasa de crecimiento anual compuesta de 16,5%. Lamentablemente, el panorama se revirtió en el período 2010-2015, cuando el valor de las exportaciones decreció a un ritmo anual de casi 10% y los volúmenes en 2.5%. A su vez, los precios unitarios de estas exportaciones cayeron de US$ 1.23 a US$ 0.84 influenciados, principalmente, por la caída de los precios de nuestras materias primas.

Durante el presente año, de enero a setiembre, las exportaciones totales han disminuido en una proporción del 25%. De esa caída no se han librado ni siquiera las exportaciones no tradicionales, que también decrecieron en un 19% con respecto al período similar del año pasado. 

Estos indicadores confirman lo mencionado por el presidente de ADEX, Eduardo Amorrortu, en cuanto a la salida del mercado de varias empresas exportadoras y, aún peor, la pérdida de empleos que se avecina debido a las menores ventas al exterior.

Ciertamente hay un retroceso coyuntural con relación al año pasado debido a la desaceleración de algunos mercados como el de China, el bajo dinamismo del mercado norteamericano y el entrampamiento recesivo en Europa. Sin embargo, si comparamos las cifras de nuestras exportaciones actuales, con relación a las que se registraban al comenzar el siglo XXI, veremos que hubo avances significativos. Así, hoy por hoy, más empresas peruanas llegan a más países, principalmente por la mayor presencia de nuestros exportadores en los mercados de destino gracias a la oportunidad que nos brindan los acuerdos comerciales y, por supuesto, por la mayor apertura de los mercados internacionales. 

La crisis está obligando a las empresas exportadoras a valorizar y sostener su mayor capital: el recurso humano. Esta hace que nos encontremos con personal más capacitado, con mayor uso de las tecnologías digitales, no solo en la producción sino también en la logística y la comunicación. 

sumillas-E_K.jpgEn la actualidad somos testigos de asistencia virtual a ferias especializadas para quienes no cuentan con el tiempo o los recursos económicos necesarios para la participación presencial. Asimismo, los modelos de negocios están cambiando y las empresas peruanas los están adaptando. Los consumidores en los mercados externos están variando y los exportadores ya lo percibieron, gracias a su presencia en esos mercados.

Si bien nos encontramos frente a una seria amenaza por la coyuntura económica, los exportadores están más preparados y cuentan con mejores estrategias para conquistar mercados internacionales. Toda crisis genera oportunidades y los exportadores peruanos no las desperdiciarán. La frase "Exportar o morir", el leitmotiv del gremio exportador, cobra hoy más vigencia que nunca. 

¿Qué medidas deben tomar las empresas para afrontar la caída de las ventas al exterior?



Esta entrada contiene un artículo de:
Eduardo McBride Quiroz
Profesor del área de Mercadeo. Master of Education, University of Pittsburgh, Pennsylvania, USA. Bachiller en Zootecnia, Universidad Nacional Agraria La Molina, Perú. Profesor de la Maestría en Administración de Agronegocios, del Diploma Internacional de Marketing Global y del MBA de ESAN.
Auspicios