El debate técnico se hace indispensable para mejorar en materia laboral

user-pic

El 2015 no está terminando muy bien en materia laboral. La desaceleración económica se vio reflejada en el menor crecimiento del empleo formal hasta llegar a tasas de 0%. Los trabajadores ganan menos en términos reales, las remuneraciones se pagan más diaria o semanalmente que mensualmente, las empresas reducen personal y no pagan beneficios, hay ceses colectivos en casi todos los sectores. Ahora vemos menos trabajadores en planilla que el año pasado. En fin, aumentaron la precariedad laboral y la informalidad.

Labor_Toyama_Principal.jpg

Definitivamente el tema económico impacta en lo laboral. El hecho de pasar de tasas de crecimiento económico que oscilaron entre 6% y 7% anual a casi no crecer, afecta.

Para el 2016 veo un segundo semestre con posibilidades de recuperación. Es un año electoral en el cual las empresas retraen sus inversiones y proyectos, dentro de un compás de espera que comprenderá todo el primer semestre. Ciertamente, es un periodo complicado. Sin embargo, creo que los candidatos a la presidencia podrían asumir un compromiso por el cual respeten los consensos a los que puedan llegar los empresarios, los trabajadores y el Estado en el marco de un Consejo Nacional del Trabajo (CNT) relanzado y reactivado por el actual gobierno.

Por ello considero necesario que el Ejecutivo no se cruce de brazos y promueva un debate para tratar de discutir y proponer una reforma laboral integral consensuada entre sindicatos y empresas. El país necesita una regulación que promueva las buenas prácticas laborales y una mayor flexibilización para enfrentar la crisis.

Urge proponer una política para la creación y sostenibilidad de empresas formales. No existe un esfuerzo del Estado en ese sentido. Tampoco hay una política clara para reducir la informalidad. Actualmente, es más fácil liquidar una empresa que reflotarla y desarrollarla o cesar a un trabajador, cuando se requiere contener la desaceleración económica y retomar la senda del crecimiento.

sumilla_yoyama.jpgMientras tanto, lo que veremos en los próximos meses serán más paros y huelgas. Estas medidas de fuerza irán en aumento para presionar y comprometer a los candidatos, tanto presidenciales como al Congreso, para asumir promesas que luego serán imposibles de cumplir. 

No obstante, debemos separar la paja del grano y evaluar aquellas propuestas que deben surgir de estudios técnicos. Por ejemplo, Pedro Pablo Kuczinsky ha planteado aumentar el salario mínimo. Vista esta propuesta en un contexto electoral, pareciera ser populista y como para ganar aplausos de la tribuna. Debemos considerar que hay países donde los aumentos de las remuneraciones mínimas se hacen cada dos años. Esta no debe ser una decisión política sino técnica, previsible con reglas claras y objetivas.

Lamentablemente, en la actualidad se ha politizado mucho el tema del incremento del salario mínimo al punto que cuando se ha propuesto hacerlo surgieron voces contrarias que terminaron posponiendo la decisión. Pero debemos recordar que el último incremento se dio en el 2012, y cuanto más se posponga la inflación irá restando capacidad adquisitiva a un importante sector de trabajadores cuyos salarios se rigen por dicha remuneración. 

Otro ejemplo "populista" ocurre con la lamentable aprobación del Congreso del retiro del 95.5% de los fondos de jubilación en las AFP para lo que desee el jubilado: la mayoría de personas no utilizará los fondos para invertir en su pensión y luego, cuando no tenga dinero, el Estado lo tendrá que cubrir con la "pensión 65".

Sin duda alguna el tema laboral estará muy presente en el debate electoral. Además del salario mínimo, otros temas candentes serán la situación de las AFP y el destino de los aportes, los services y la informalidad laboral. Esperemos que en esta ocasión predominen las propuestas técnicas y no los planteamientos populistas o lanzados para obtener solamente votos.

¿Cree usted que en el 2016 mejorará el panorama laboral en el país?



Esta entrada contiene un artículo de:
Jorge Toyama Miyagusuku
Socio del Estudio Miranda & Amado Abogados. Miembro de la Junta Directiva del Comité de RR.HH. de AMCHAM. Abogado, Pontificia Universidad Católica del Perú. Maestría en Derecho Constitucional, Pontificia Universidad Católica del Perú.
Profesor del MBA Tiempo Parcial de ESAN.
Auspicios