Empleabilidad: ¿Soy un monstruo en computación?

user-pic

¿Es mejor estudiar una carrera universitaria que una técnica? Según cifras de la planilla electrónica, todo depende de la carrera elegida y cuánto se haya aprovechado la misma.

empleabilidad_PRINCIPAL.jpg

El Observatorio "Ponte en Carrera" del Ministerio de Educación es un importante aporte a la elección de los estudios superiores, pues brinda cifras sobre la empleabilidad que tienen las carreras técnicas o universitarias en nuestro país.

Esta plataforma contiene información obtenida de la planilla electrónica, la cual censa a trabajadores del sector privado que laboran a tiempo completo y que tienen entre 18 y 29 años de edad. Veamos algunas cifras sumamente reveladoras.

empleabilidadsumilla.jpgLos profesionales perciben en promedio entre S/ 1,900 y S/ 2,759 mensuales entre el primero y el quinto año de haber ingresado al mercado laboral, mientras que los técnicos perciben en promedio entre S/ 1,348 y S/ 1,559 en ese mismo lapso. Los profesionales recién egresados mejor pagados son los geólogos que, entre 2010 y 2014, percibieron en promedio S/ 3,409 mensuales, y los peor pagados son los educadores del nivel inicial con S/ 1,283. Los técnicos recién egresados mejor pagados son los técnicos en arquitectura y urbanismo que, en el mismo lapso, percibieron en promedio S/ 2,388 mensuales, y los peor pagados son los técnicos en enfermería con S/ 1,014.

Esto demostraría que es mejor estudiar una carrera universitaria que una técnica, pero eso es inexacto pues depende de la carrera elegida y cuánto se haya aprovechado la misma.

Tres datos lo revelan:

i) Dos de cada tres empresas tienen problemas para encontrar el personal que requieren; ii) el 50% de los empleados con educación superior trabaja en una ocupación que no corresponde del todo con lo estudiado; y iii) los profesionales o técnicos mejor pagados pueden llegar a ganar más de 10 veces lo que ganan los peor pagados.

Entonces, es claro:

  1. El desajuste entre oferta y demanda en el mercado laboral y la calidad del servicio educativo. Los centros de educación superior a veces forman técnicos o profesionales que no cumplen con el perfil que las empresas exigen, por falta de conocimientos o por conocimientos orientados a lo académico meramente especulativo, sin aplicación práctica. Y los estudiantes escogen carreras saturadas o centros de educación de baja calidad. El resultado es que muchos profesionales o técnicos carecen de empleabilidad, es decir, no son atractivos para ocupar posiciones acordes con su nivel académico. Recurso humano que engrosa el sub-empleo profesional que en la última década ha aumentado de 29% a 40%, según el BCR.
  2. Siempre hay un elemento de actitud personal muy relevante para el éxito en el mercado laboral. Si el profesional o técnico ha sido mínimamente formado para acometer cualquier reto laboral, su dedicación, empatía, proactividad y visión de negocio van a hacer que rápidamente ascienda y perciba remuneraciones y beneficios notoriamente superiores al promedio de sus colegas de carrera.

¿Qué hacer ante tal panorama? Seguir promoviendo fuentes de información como "Ponte en Carrera", para que los egresados de secundaria sepan qué esperar si estudian tal o cual carrera en tal o cual institución educativa. Una buena elección elevaría en 17% o S/ 614 el sueldo mensual promedio de una persona al ingresar al mercado laboral, según la Universidad del Pacífico.

No conviene intervenir el sector educativo asignando "cuotas" de alumnos o egresados en determinadas carreras en función a las necesidades del mercado laboral, como ocurre en algunos países. Esa medida suele ser arbitraria y, por ende, siempre discutida. La oferta y demanda deben flotar libremente en el mercado laboral, y el prestigio de los centros educativos y las carreras serán el mejor driver para la toma de decisión académica, en la que está en juego gran parte del éxito o fracaso laboral.

Pero, claro está, mientras no crezca el PBI por lo menos a 5% anual, no se generarán puestos de trabajo suficientes para ocupar a los jóvenes que ingresan anualmente al mercado laboral (250,000).

¿Por qué los egresados de secundaria siguen estudiando carreras saturadas si el mercado demanda nuevas profesiones u oficios?



Esta entrada contiene un artículo de:
Ricardo Herrera
Abogado, Pontificia Universidad Católica del Perú. Magister en Derecho Constitucional (Pontificia Universidad Católica del Perú). Actualmente Socio Principal del Estudio Muñiz, Ramírez, Pérez-Taiman y Olaya Abogados.
Auspicios