La comunicación: el eslabón oculto de la cadena de suministros

user-pic

Detrás de los procesos involucrados en la cadena de suministros de las empresas, existe un eslabón oculto que permite que la secuencia de procesos funcione. Sin embargo, en muchas empresas termina siendo un "eslabón perdido", por el poco anhelo de los funcionarios y directivos de las organizaciones de tenerlo como un engranaje vital que potencie resultados y optimice procesos.

comunicacion_principal.jpg

Cuando se habla de comunicación en una empresa se puede confundir con la capacidad de oratoria de los individuos que ejercen un puesto clave y que dirigen a otras personas. En muchas empresas se entiende que la comunicación es solamente "saber decir o comunicar algo" cuando en realidad, los grandes comunicadores en una organización, son los que no dicen mucho pero saben escuchar a profundidad.

Quizás una de las principales razones de que nos rehusemos a escuchar es porque pensamos que nuestras opiniones y deducciones son siempre las mejores, y que no hay necesidad de escuchar a los demás dando apreciaciones y sugerencias inferiores a las nuestras. La otra razón, tal vez, es que nuestro manejo de tiempo es tan pobre que no tenemos tiempo para estar escuchando a los demás. Es decir, vivimos en el mundo de urgencias y de emergencias.

Hay que entender que la comunicación abarca otros campos que, si los utilizamos de manera efectiva y constante, traerán grandes beneficios a la organización. Por ejemplo, las organizaciones que incentivan la retroalimentación como mecanismo de mejora continua, serán capaces de detectar sus puntos fuertes con mayor rapidez y precisión, además de reconocer sus flaquezas y eliminarlas. Sucede que muchos directivos y jefes temen que sus colaboradores o clientes saquen a la luz deficiencias en su manera de dirigir y gestionar. Sin embargo, las empresas que más crecen son aquellas que abrazan el feedback organizacional sin ningún tapujo y solicitan de manera constante.

Otro punto vital para potenciar una organización es manejar adecuadamente los conflictos. De hecho, un buen número de  personas que erróneamente son etiquetadas como conflictivas en el trabajo, solo por el hecho de dar a conocer abiertamente sus puntos de vista discordantes, pueden terminar siendo de mucha utilidad para la empresa. Hay que recordar que los conflictos siempre aparecerán en las empresas y se debe buscar manejarlos adecuadamente mediante buena comunicación. Solo así se podrá para entender si se trata de un conflicto o de una manera diferente -y quizás mejor- de ver las cosas.

En resumen, debemos ser mejores escuchando a las personas, valorando las opiniones de otros, y teniendo constante vocación de servicio.

En tu organización, ¿de qué manera podrías empezar a potenciar la comunicación con tus jefes, colaboradores y clientes?



Luis-Imaña.jpg
Esta entrada contiene un artículo de:
Luis Imaña
Master en Estructuras de City University de New York. Ingeniero Civil de la Universidad Nacional de Ingeniería. Certificado por la International Coaching Community (ICC) de Londres. Experiencia como Coach Profesional y Capacitador. Especialista en temas de desarrollo personal, liderazgo, trabajo en equipo, comunicación efectiva y negociaciones. Profesor de la Maestría en Supply Chain Management de ESAN.
Auspicios