Oportunidades para el sector industrial peruano

user-pic

Ante un contexto de menor demanda, la sobreproducción se volcará en los mercados internacionales y posiblemente los saturará. ¿Qué pasará entonces con los precios? Seguirán cayendo. ¿Qué debemos hacer? Evidentemente, revisar los costos de producción. Esto marcará la dinámica empresarial en el presente año.

Post_conexion-oportunidades-sector (principal).png

Probablemente el 2017 será un mejor año, con un nivel de crecimiento más estable y con los proyectos de inversión pública en marcha con una mayor confianza del sector privado.

Las compañías que hagan el esfuerzo este 2016 estarán listas para tomar la mejor parte del crecimiento. También podrán tener una mejor oferta de valor, un mejor despliegue de valor y una estructura adecuada que les generará mayores márgenes con mejores rentabilidades.

El otro factor que es intrínseco a todo esto será la confianza en los mercados de Latinoamérica. Estoy absolutamente convencido que existen mercados que ofrecen grandes oportunidades como Bolivia, Ecuador, Uruguay y Chile.

Así, por ejemplo, la agroindustria se podrá ver beneficiada. ¿La razón? La mayor parte de los cultivos chilenos se encuentran hacia el sur de Santiago y muchas veces la oferta que llega al norte lo hace tarde. Ante este panorama, nosotros tenemos una gran posibilidad de generar una oferta o un cluster competitivo en el sur de Perú para atacar la zona norte de Chile e incluso llegar a Bolivia.

sumillamercados.jpgDel mismo modo, los productos industriales peruanos -y no solamente los agroindustriales- tienen oportunidades en otros sub-bloques regionales como son los países centroamericanos, donde productos con un buen nivel de competitividad y de calidad tendrán las puertas abiertas. 

Ciertamente se presentarán competidores regionales con ganas de entrar en estos mercados del vecindario. Podemos mencionar a Brasil y Argentina, dos de las más grandes economías sudamericanas que, en los últimos años, han aplicado malas políticas gubernamentales y perdieron competitividad. Esto favorece a las empresas peruanas, que incluso pueden atacar los mercados brasileros y argentinos.

Pero el asunto no consiste únicamente en dirigirse a esos mercados tal y como estamos. Hay cosas que debemos mejorar. La nueva oferta de las empresas industriales no solamente debe orientarse a la variable producto-precio, sino también, a la variable solución-costo.

Reemplazamos la palabra producto por la palabra solución y la palabra precio por la palabra costo. Este es el nuevo binomio que debe armar cada empresa: más que productos, ofrecer soluciones; y más que la ventaja de un mejor precio, proponer un costo más competitivo. 

¿Qué otras oportunidades cree usted que tiene el sector industrial peruano?



Esta entrada contiene un artículo de:
Jorge Merzthal
Maestría en Administración, Universidad del Pacífico. Ingeniero Metalúrgico, UNMSM. Ingeniero de Soldaduras, CESOL-España. Diploma de Estudios Avanzados en Administración, Universidad Ramon Llul de Barcelona. Candidato Doctoral, ESADE. Actual gerente general adjunto de la empresa SOLDEXSA.
Profesor del MBA Tiempo Completo de ESAN.
Auspicios