La bolsa al filo de la navaja

user-pic

En el año 1988, el Morgan Stanley Capital International (MSCI) lanzó el Índice de Mercados Emergentes (Emerging Markets Index). Inicialmente este índice solo incluía acciones de 10 países que representaban menos del 1% de capitalización bursátil global. A la fecha, el MSCI Emerging Markets Index (en adelante MSCI-EMI) considera acciones de 23 países que representan alrededor del 10% capitalización bursátil global, según el sitio web de la entidad.

filonavaja_principal.jpg

Poco más del 50% de la capitalización bursátil de las acciones incluidas en el índice MSCI-EMI está representada por acciones de China (23.6%), Corea del Sur (15.3%) y Taiwán (11.9%). En este índice se incluyen acciones de cinco países latinoamericanos, siendo las acciones de empresas de Brasil y México las que representan el 6.9% y 4.4%, respectivamente, de la capitalización bursátil total de las acciones que compone el MSCI-EMI. 

Perú está representado por tres acciones -Credicorp, Buenaventura y Southern Perú- que suman menos de 0.5% de la capitalización bursátil de las empresas comprendidas en el MSCI-EM. Debe anotarse que para que una acción sea incluida como parte de este índice debe satisfacer determinadas condiciones de liquidez y capitalización, entre otras.

Hasta hace unos meses existía la posibilidad de que el MSCI reclasifique a las acciones de Southern Perú dejando de ser considerada como peruana. De darse esta reclasificación (de la acción de Southern Perú), el mercado de valores del Perú pasaría a ser considerado como uno de frontera, dejando de ser emergente. Consecuentemente todas las acciones peruanas dejarían de formar parte del mencionado índice.

Esta condición podría afectar a la cotización de los papeles que listan en la Bolsa de Valores de Lima (BVL) ya que los inversionistas internacionales podrían dejar de analizar (y por ende invertir) en nuestro mercado bursátil. En otras palabras: al no haber acciones peruanas incluidas en el MSCI-EMI, los analistas internacionales dejarían de evaluar el mercado bursátil peruano, lo que determinaría que exista menos información disponible para los inversionistas, quienes limitarían sus inversiones en la BVL.

sumillas_BVL.jpgSin embargo, el pasado jueves 12 de mayo el MSCI decidió mantener la acción de Southern Cooper como una cotizada en Perú. Esta decisión podría evitar la reclasificación de la BVL de emergente a frontera. Debe anotarse que esta condición será finalmente definida, por el MSCI, el 14 de junio próximo.

La decisión del MSCI ha sido bien recibida en el ámbito financiero nacional y le ha dado un respiro a quienes operan en el mercado bursátil local, pues de esta manera se tienen grandes posibilidades para que la BVL siga siendo considerada como un mercado emergente. Sin embargo, debe llamar a la reflexión el hecho de que estemos dependiendo de la permanencia de una acción listada en la BVL para seguir siendo clasificados como mercado emergente, lo cual revela el grado de fragilidad de nuestro mercado bursátil.

A estas alturas, luego de un importante período de crecimiento económico reflejado en buenos indicadores, con un manejo fiscal prudente, consistente y responsable, deberíamos tener un mercado de capitales más robusto, sólido y pujante. Deberíamos tener mucho más de tres acciones que cumplan los requisitos establecidos por el MSCI y así mantener a la BVL dentro del grupo de los mercados emergentes. Pero la realidad es otra.

De manera más específica, es de esperar que las acciones de IFS (el holding de servicios financieros de Intercorp) y de Alicorp, sean consideradas dentro del MSCI-EMI. Para ser honesto, estos papeles debieron incluidos hace tiempo si consideramos las dimensiones de dichas compañías y su internacionalización. Y la lista debiera seguir con otras acciones.

Para superar esta situación nuestro mercado de capitales requiere de una profunda reforma para que alcance la trascendencia que debería tener y dejar de mantenerse al filo de la navaja. Además de las medidas, productos y servicios que se están trabajando en ese sentido, es imprescindible generar una cultura bursátil en las empresas, en la opinión pública, en las universidades, etc., para que cada vez más peruanos vean en la BVL un espacio de ahorro en forma de inversión -en el caso de las personas- y de financiamiento de proyectos empresariales -para las compañías-.

¿Qué medidas deben tomarse para reformar el mercado de capitales peruano?



Esta entrada contiene un artículo de:
Alfredo Mendiola
PhD en Administración con especialización en Finanzas de Cornell University, New York. MBA de University of Toronto, Canadá. MBA de ESAN. Ha tenido a su cargo las áreas de finanzas y administración de diversas empresas de los sectores de minería, seguros e industriales. Director y profesor de la Maestría en Finanzas de ESAN.
Auspicios