Comunicación para el liderazgo

user-pic

Gail T. Fairhurst (2011, p. 43) inicia uno de sus artículos citando una historia del autor David Foster Wallace: "Dos jóvenes peces nadaban juntos, y pasaron junto a un viejo pez que nadaba en sentido contrario. Al pasar a su lado, el viejo pez asiente y los saluda: 'Buenos días, jóvenes, ¿Cómo está el agua?' Mientras los dos jóvenes pasaban a su lado, uno le pregunta al otro '¿Qué demonios es el agua?'".

liderazgocom_principal.jpg

La comunicación es uno de esos aspectos más difíciles de ver. La actitud de los jóvenes peces (a los que se refiere Foster Wallace) bien podría aplicarse a muchos líderes que toman su comunicación como algo que simplemente sucede automáticamente y no son conscientes del impacto que provoca sobre sus subordinados y sus resultados. 

La relación entre comunicación y liderazgo continúa mereciendo atención en la investigación por dos razones: por una parte es necesario profundizar para identificar los elementos constitutivos de la comunicación del líder en un modelo integrado; y, por otra parte, los tiempos cambian y también cambian las relaciones entre las personas. 

Bajo la influencia de los nuevos modelos de gestión y liderazgo, la globalización y el auge de las telecomunicaciones, las interrelaciones entre los miembros de la organización se vuelven más horizontales: menos jerarquizadas y más abiertas, lo que podría llevar a que los subordinados esperen que sus líderes se comuniquen de una forma acorde. Buscan una comunicación más abierta, transparente, participativa, menos jerarquizada y autoritaria, y,  sobretodo, orientada a brindar soporte y  coaching.  

El modo en cómo se comunica el líder podría ser una razón por la cual su liderazgo no se consolida. Como lo indica Fairhurst: para muchos líderes la comunicación es un tema al cual no se le presta la atención, a pesar de que las investigaciones han demostrado ampliamente su rol crucial en una gestión.



La forma cómo el líder se comunica podría ser una razón por la cual su liderazgo no se consolida.

Se debe superar la idea de que la comunicación es un proceso de transmisión de información. La comunicación también es un mecanismo de interrelación humana y establece vínculos.

Durante las interacciones del día a día, el líder y el subordinado construyen una relación que puede llegar a alcanzar altos niveles de confianza, respeto y obligación mutua. La palabra del líder crea significados (sensemaking), función de primerísima importancia, a través de compartir sus marcos mentales: valores, visión de futuro, anhelos y sueños, energía, compromiso. 

Esos modelos mentales del líder sobre la organización y su futuro, y sobre la valoración de las personas, son creados conjuntamente con sus colaboradores durante sus interacciones. Esos serán los marcos con los que tendrá que lidiar y a los que tendrá que hacer frente en coordinación con sus colaboradores. 

Los líderes dan vida a sus visiones a través de lograr que otros las compartan para bien o para mal. El líder "habla" y también se equivoca,  pero nunca se le debe poner una mordaza, porque equivaldría a quitarle el oxígeno a su liderazgo.

¿Por qué cree usted que muchos líderes no le prestan mucha atención al tema de la comunicación?

FUENTES CONSULTADAS: 

Fairhurst, G.T. (2011) Leadership and the Power of Framing. Leader to Leader, Summer, p. 43-47.

Auspicios