La posible salida de Ecuador de la CAN: ni tan fácil ni tan impactante

user-pic

Recientemente, el Gobierno de Quito declaró que evaluará su permanencia en Comunidad Andina (CAN) debido al abultado déficit comercial que enfrenta. Sin embargo, debemos señalar que dicha posibilidad no es del todo fácil pues implicaría un costo para el vecino país. Además, tampoco tendría gran impacto en nuestras exportaciones.

ecuador_comunidad_andina_principal.jpg

Por un lado, nuestro vecino y todavía socio andino, en caso de retirarse de la CAN, tendría una respuesta de reciprocidad por parte del Perú, dado que se gravarían con aranceles sus productos. Es más: el Artículo 135 del Acuerdo de Integración Subregional Andino (Acuerdo de Cartagena) determina, sin ninguna mala interpretación, que los países que deciden apartarse del Acuerdo suspenden en forma inmediata sus obligaciones y derechos, excepto el Programa de Liberación Arancelaria que deben mantener por un periodo de cinco años.

Dicho de otra forma: si Ecuador se retira de la CAN deberá pagar aranceles para el ingreso de sus bienes y servicios a los restantes países del CAN y a su vez mantendrá la suspensión de los gravámenes arancelarios a sus exsocios  por cinco años.

Esta cláusula ya se hizo efectiva en el 2006 cuando Venezuela decidió excluirse del Acuerdo en calidad de protesta ante la decisión de Perú y Colombia de iniciar negociaciones con Estados Unidos para un Tratado de Libre Comercio.



Impacto exportador

A diferencia de las grandes potencias mundiales, casi todos los países de la CAN e incluso algunos latinoamericanos nos compran bienes con valor agregado. Al mundo, el Perú exporta bienes primarios y con valor agregado, en una proporción de 70% y 30%, respectivamente. A nuestros socios de la CAN, la proporción es del orden del 50%.

En el caso del Ecuador, nuestras exportaciones sumaron US$ 708´901,541 en el 2015, es decir, el 2.15% del total de nuestras ventas al mundo; de las cuales US$ 104´274,466 lo fueron en alimentos balanceados para pollos y cerdos que empresas pesqueras y agroindustriales peruanas vendieron al vecino país norteño.

Si Ecuador se retira de la CAN deberá pagar aranceles para el ingreso de sus bienes y servicios a los restantes países del CAN y a su vez mantendrá la suspensión de los gravámenes arancelarios a sus exsocios por cinco años.

Otros rubros de importancia que son vendidos a Ecuador son los jabones y artículos de limpieza, así como los huevos de gallina. También exportamos bienes primarios como cátodos de cobre.

Estoy seguro que colocar estos productos en el mercado ecuatoriano ha representado un considerable esfuerzo para las empresas involucradas. Sin embargo, no debe ser su único mercado de destino y será relativamente fácil de sustituir.

A manera de conclusión puedo señalar que ni es tan impactante ni es tan fácil la salida del CAN, a no ser que las autoridades ecuatorianas incumplan sus obligaciones internacionales o los socios, incluyendo Perú, le otorgue las facilidades correspondientes.

¿Considera usted, como señala el profesor Eduardo McBride, que el impacto del retiro de Ecuador de la CAN no sería tan significativo?

Auspicios