Asertividad de la demanda: ¿Un medio o un fin para la cadena de suministro?

user-pic

Tener la sensación de querer volver al pasado, regresar a ese momento en donde tomaste la decisión de ir hacia donde tu intuición y tus ganas te llevaron, volver nuevamente a ese preciso momento donde decidiste ir a la derecha, por un solo motivo: elegir la izquierda.

asertividadsupply_principal.jpg

Esta es una situación que nos pasa en lo cotidiano, en la vida personal familiar y laboral, pero también es recurrente en los negocios, en las decisiones estratégicas y en las acciones tácticas.

Desde mi punto de vista esto ocurre por una sola razón: la necesidad que tenemos todos de tomar decisiones informados en los impactos, en las consecuencias, y en el efecto colateral de la reacción del entorno.

En otras palabras, necesitamos hacer una estimación del futuro para, en base a ello, tomar decisiones en el presente que sean validadas por experiencias y errores del pasado. A este proceso lo denomino "planear", estimar el futuro y buscar restricciones para solucionarlas en el presente de tal manera que cuando se tomen decisiones estas restricciones ya no lo sean más.

Pensar en cadena de suministro es pensar en ese flujo de información que viaja desde los clientes -de los clientes- a través de los canales de venta y distribución hacia los almacenes y plantas para llegar hasta los proveedores. Es pensar en el flujo de bienes y servicios que transita de regreso desde los proveedores -de los proveedores- hasta los clientes -de los clientes-, quienes retribuyen este efecto a través de un flujo de valores que va refrendando el proceso de creación de valor en la cadena, dejando un margen de contribución en cada eslabón.



Para la cadena de suministro la asertividad de demanda es un medio importante para conseguir un objetivo mayor: la satisfacción del cliente a través de cumplirle la promesa de manera sostenida.

Todo este proceso extenso y complejo tiene por objetivo cumplir la promesa al cliente maximizando la rentabilidad del negocio. Y está compuesto por una enorme combinación de restricciones, por capacidades desbalanceadas y por recursos siempre escasos con distintos niveles de utilización y rendimiento.

El diseño de esta red de proveedores, almacenes, líneas de producción, plantas, centros de distribución y camiones son la consecuencia de la estimación del futuro, de un momento en el tiempo y de nuestro estrecho conocimiento; desarrollado en el tiempo acerca del mercado y su relación con nuestro producto o servicio en un espacio de tiempo que mientras más amplio más impreciso y mientras más corto menos flexible.

Por tal motivo, entiendo la importancia de tener un sólido proceso de planeamiento de demanda estratégico, táctico y operativo.

Esto radica sobre la base de las decisiones que se toman en torno a la información en estos tres niveles:

  • Estratégico: contratos, redes de distribución, dimensionamiento de infraestructura.
  • Táctico: contratación de personal, planes de mantenimiento, tercerización.
  • Operativo: distribución física, almacenamiento, niveles de inventario.

Todas estas decisiones son fuentes directas de generación de costo logístico. Por lo tanto, estimar mal la demanda -lo cual implica tener una baja asertividad- tiene un impacto directo en el incremento del costo logístico por lo que mi pregunta sería: la asertividad ¿es un medio o un fin?

Al ensayar mi respuesta me viene a la mente mi última visita a Quito, donde tuve la suerte de reunirme con los gerentes de supply chain de dos cadenas de retail líderes en el país, con quienes debatimos respecto de la importancia de medir la asertividad y su impacto en el negocio. Ellos me dejaron muy claro que la asertividad en retail no es, necesariamente, un fundamento del éxito debido a que en sus sectores el negocio es comprar más que vender y su ratio a maximizar es el rendimiento por metro cuadrado.

Es decir, el proceso de planeamiento de demanda genera otro tipo de aportes basados en el driver de generación de dinero y tiene adicionalmente una dimensión que tiene que ver con el posicionamiento competitivo en el sector.

Para la cadena de suministro la asertividad de demanda es un medio importante para conseguir un objetivo mayor: la satisfacción del cliente a través de cumplirle la promesa de manera sostenida. El fin del diseño de los niveles de flexibilidad, aceleración, efectividad y asertividad de la cadena de suministro tiene como objetivo principal la aceptación y el visto bueno del jefe del jefe: "el cliente".

¿En su organización se tiene claro el papel de la asertividad de la demanda?

Auspicios