¿Existe el trabajo perfecto?

user-pic

La respuesta a la pregunta es "sí, existe el trabajo perfecto", pero no es fácil encontrarlo. El trabajo perfecto existe en la medida en que hayamos logrado el ajuste de nuestro universo personal con el entorno laboral, y la correspondencia entre nuestros perfiles de competencias y los requerimientos del puesto. Existe cuando disfrutamos de los retos que el trabajo nos impone, incluso en situaciones de conflicto y estrés. Solo pocas personas lo consiguen.

trabajofeliz_principal.jpg

El trabajo perfecto es aquel que nos facilita el ansiado equilibrio entre la vida personal y laboral; aquel que nos permite crecer y utilizar todas nuestras capacidades; y aquel que retribuye nuestras expectativas en la exacta medida, generándonos una agradable sensación de bienestar y desarrollo.

Más allá de si existe el trabajo perfecto, lo importante es que tengamos la capacidad para encontrarlo. Hasta hace poco, la identificación de oportunidades profesionales era un ejercicio de intuición y suerte, que solo desarrollábamos cuando las circunstancias nos obligaban a hacerlo. El éxito profesional estaba indefectiblemente ligado a la posibilidad de que alguien nos tocara la puerta.

La rapidez del cambio, la complejidad y la alta competencia de los mercados laborales, nos obligan hoy a adoptar nuevos enfoques en la gestión de nuestra vida profesional para así poder elegir cuál será nuestra próxima jugada en un tablero en el que solo la incertidumbre es permanente.

Contar con una visión a futuro sobre dónde deseamos llegar a lo largo de los cuarenta años -o lo que pueda extenderse nuestra vida laboral-, se constituye como una brújula que nos mantiene en ruta y que nos conecta con nuestros más íntimos deseos, inspirándonos a la autogestión eficiente de nuestra trayectoria profesional.

Más allá de los esfuerzos que las organizaciones puedan hacer por nosotros, la responsabilidad de nuestro éxito profesional está solo en nuestras manos.  



Más allá de si existe el trabajo perfecto, lo importante es que tengamos la capacidad para encontrarlo.

Planificando nuestra vida profesional

Planificar la carrera implica asumirnos como un producto e identificar los atributos que nos diferencian de los demás, y que nos hacen atractivos para los segmentos de mercado que más nos interesan. En este contexto, la empleabilidad y la marca personal, son instrumentos elementales para competir con otros profesionales.

Sin embargo, las redes de contactos son las que más puertas nos abren, especialmente a las organizaciones en las que podría estar nuestro "trabajo perfecto". No hay que olvidar que este trabajo no es una meta, sino un hito importante en nuestra trayectoria profesional.

La planificación de carrera es un proceso permanente de análisis, formulación y evaluación, en función de nuestras fortalezas, necesidades y objetivos personales. Requiere de mucha constancia y objetividad. Debemos aprender, desaprender y reaprender, para asegurar nuestra supervivencia y adaptación a las necesidades del mercado laboral. 

Planificar nuestra vida profesional nos ofrece múltiples ventajas y beneficios, y el reto solo dependerá de nosotros.

Y tú, ¿ya empezaste a hacer la tarea de planificar tu vida profesional para encontrar el trabajo perfecto?

Auspicios