La Bella Durmiente: algunas empresas peruanas maduras que pierden competitividad

user-pic

Las empresas con muchos años de antigüedad en el Perú (más de 80 años de servicio), han sufrido en los últimos años una pérdida de competitividad debido a la incursión de empresas extranjeras con una decidida estrategia de penetración de mercado, y con soluciones de alta diferenciación en costo y tecnología. ¿Cómo pueden reaccionar las empresas peruanas ante este nuevo entorno?

clanfamiliar_principal.jpg

Durante los últimos diez años, las grandes empresas peruanas han entrado en una etapa de estabilidad, especialmente las empresas que tienen una cultura organizacional del tipo "Clan o familiar", y que han decido mantener en los cargos más importantes a directivos y gerenciales de confianza.

Estos directivos han estado acompañando a las empresas durante casi más de veinte años de servicio, y se han visto favorecidos por el crecimiento industrial del Perú en las últimas décadas. Además, el pilar de crecimiento de las empresas ha estado basado en la autonomía responsable, a través de la confianza depositada en las personas que han sido formadas bajo la estructura y cultura de la organización.

Justamente, estas empresas han logrado un crecimiento oportuno en el entorno nacional y han seguido el proceso de "la bella durmiente". Es decir, han iniciado el proceso de la rutina: reposando sus ideales y sueños empresariales en la gran infraestructura de la empresa, y dando solo lo necesario para no romper la gran infraestructura, subestimando a los competidores locales que aún no representan una amenaza.

En los últimos años, empresas de diversos sectores de Estados Unidos, Europa y China, están expandiendo sus horizontes y entrando a operar en el ámbito local; con el claro objetivo de irrumpir el mercado con propuestas económicas y tecnológicas, y recursos humanos jóvenes y capacitados. Estas empresas han impactado mucho en el mercado local y vienen desplazando a empresas peruanas que se encuentran en un estado de letargo. 



Un punto importante para no caer en la curva de la muerte, es que la empresa peruana invierta más investigación, especialmente en las universidades más importantes del país.

Frente a esta problemática se requiere que las empresas encuentren su punto óptimo entre flexibilidad y control, tanto en sus procesos internos como en los productos finales para el cliente; mediante la generación de valor a través de la creatividad y la innovación constante.

Además, debe existir una mayor exigencia en la toma de decisiones: deben ser más aceleradas en base a los criterios respectivos y las oportunidades que se presenten. Los clientes de hoy en día esperan respuestas rápidas y personalizadas. También, debe ocurrir un drástico cambio generacional, que puede manifestarse con el ingreso de personas jóvenes a puestos gerenciales y/o directivos, y con el traslado de las personas con más años a una elite consejera o consultora para la toma de decisiones importantes.

Finalmente, hay que mencionar que un punto importante para no caer en la curva de la muerte, es que la empresa peruana invierta más investigación, especialmente en las universidades más importantes del país. Esto permitirá obtener productos o procesos innovadores, orientados a satisfacer las necesidades personalizadas de los clientes.

Fuentes consultadas:

Adizes, I. (1994) Descripción de los ciclos de vida de las organizaciones: organizaciones que envejecen. En: Ciclos de vida de la organización, ¿cómo y por qué crecen y mueren las organizaciones y qué hacer al respecto? Madrid: Díaz de Santos. 

Blenko, M., Mankins, M., y Rogers, P. (2010) La organización impulsada por las decisiones. Harvard Deusto Business Review.

Arbaiza, L. (2014) Administración y Organización: un enfoque contemporáneo.

Auspicios