Toma de decisiones: de la desinformación a la infoxicación

user-pic

Gran parte de las decisiones de negocios eran tomadas intuitivamente años atrás porque, según los gerentes y directivos, no disponían de información para sustentarlas. Actualmente, a pesar de la avalancha de información disponible, muchas decisiones continúan siendo tomadas de manera intuitiva porque, según los mismos ejecutivos, existe tanta información que no saben qué hacer con ella.

informacionexcesivo_principal.jpg

Durante una de mis lecturas deparé con una palabra que, desde mi punto de vista, sintetiza este fenómeno: "infoxicación". Es decir, la intoxicación causada por el exceso de información. Una palabra que representa la angustia y la fobia que genera en las personas el no poder lidiar con el exceso de información.

Antes de buscar tratamiento para esta fobia, es fundamental aclarar un punto clave sobre el papel de la información en el proceso de toma de decisiones.

La información por si sola no es sinónimo de conocimiento, y no es suficiente para brindar una base sólida en la toma de decisiones. La información, como un conjunto de datos agrupados, es el diamante en bruto del proceso de construcción del conocimiento que solo adquiere valor después de ser "lapidado". 

Saber cómo lapidar la información disponible es el punto fundamental para generar el conocimiento necesario para la toma de decisiones eficientes. El uso de la Analítica (proceso que examina la información usando métodos matemáticos), es lo que permitirá la conversión de información en conocimiento valido y suficiente para dicho fin.

Peter Drucker decía: "El conocimiento no solo se ha convertido en el más importante, sino en el único recurso de ventaja competitiva". Y yo estoy totalmente de acuerdo.



Saber cómo lapidar la información disponible es el punto fundamental para generar el conocimiento necesario para la toma de decisiones eficientes.

¿Cómo elegir la información? 

Comparto aquí algunas reglas simples para elegir la información adecuada para una toma de decisiones efectiva:

  1. Grado de actualidad: la información tiene un plazo de validez que es variable en función a la naturaleza de cada entorno. Determine el periodo de validez de cada información que necesite y desconsidere las que no cumplan con las condiciones.
  2. Grado de veracidad: asegúrese de que las fuentes de información que usa son confiables. Hay mucha información falsa en la red. Valídelas antes de adoptarlas.
  3. Grado de importancia: cada negocio tiene características y necesidades específicas en cuanto a la información. Defina protocolos que especifiquen, claramente, los tipos adecuados para su empresa y manténgase fiel a ellos.
  4. Grado de relevancia: cada decisión a ser tomada requiere información específica. Identifique las más adecuadas para cada una de ellas y mantenga un historial.
  5. Análisis de la información: todos los puntos anteriores solo tendrán validez y utilidad si son analizados de manera adecuada para generar el conocimiento necesario. No solo compile información, analícela.
  6. Vaya más allá de lo evidente: el conocimiento generalmente está escondido. Profundice el análisis y ponga a prueba sus conclusiones. El conocimiento más efectivo está en la identificación de patrones que justifiquen los hechos. Búsquelos.

Al seguir estos simples pasos sentirá que la información puede ser dominada y que la generación del conocimiento, a través del análisis de la información, es una habilidad adquirible. Como dice la frase, "la práctica lleva a la perfección".

Entonces, ¿cuándo empezará a elegir información adecuada para aplicarla a la toma de decisiones?

Auspicios