El e-commerce en el Perú: ¿vamos hacia el modelo asiático?

user-pic

En la actualidad, los ajetreados intercambios comerciales han puesto en voz de muchas empresas el renombrado "e-commerce". Con el Internet y las tecnologías como sus pilares básicos, este mecanismo de compra y venta ha revolucionado los procesos de negocio, tanto en servicios como en productos. Este artículo realiza un análisis sobre la situación del Perú en relación al comercio electrónico, y una comparación con la realidad China.

ecommerce_principal.jpg

El cliente tradicional ya es historia. A partir de ahora, nos referiremos al "prosumer". La palabra prosumer describe a los millones de participantes que forman parte de la revolución web 2.0; ya que cada vez hay más personas que construyen información en la red y, a su vez, se convierten en consumidores de la misma creando un abanico de información en todos los sentidos.

Los prosumers están cada vez más informados e integrados a una comunidad online, donde afloran todas las formas de comercio electrónico existentes (B2B, C2C, etc). 

La realidad del e-commerce en China

China maneja el más grande y poderoso mercado electrónico del mundo, con ventas minoristas proyectadas en 1,6 billones de dólares para el 2020 (informe de Bain & Company y Alibaba), y con una población donde más del 50% son usuarios activos de internet. El e-commerce es parte de la vida diaria del consumidor chino, sorprendentemente, el 24% de los compradores tienen entre 10 y 19 años; además, en términos generales, prefieren productos de confección y calzado. 

Es seguro que todos, alguna vez, hemos adquirido un producto con el famoso "Made in China". Ahora la expansión global ha disparado aún más el comercio electrónico asiático -y a dimensiones gigantescas-. Tanto así que se puede comprar hasta un pequeño botón en Aliexpress y recibirlo en tu propia casa (claro, tras una paciente espera de un mes aproximadamente). 

Hablar de las cifras de comercio electrónico en China es extenuante para una economía como la nuestra, sin embargo, el consumidor peruano está cada vez más orientado a los canales virtuales y tiene la mente más abierta para explorar el mundo virtual.

El camino del Perú

Las empresas peruanas están iniciando su despegue hacia el comercio electrónico. La transición del consumidor tradicional al prosumer es inevitable, ya que la Generación Z ha adoptado a la tecnología como parte de su vida diaria, impulsando a las generaciones precedentes a involucrarse y disfrutar de ella.

Un punto crítico para el desarrollo del e-commerce podría ser la falta de confianza que el consumidor le tiene al mundo virtual, por ejemplo, el miedo a ser víctima de los hackers paraliza el despliegue del comercio digital. 

La Cámara de Comercio de Lima tiene una iniciativa para estimular las compras online: los llamados "CyberDays" que, desde su lanzamiento en el 2012, han aumentado de 4 a 50 el número de empresas participantes gracias a las atractivas promociones que realizan para que el consumidor peruano se adentre en el online shopping. 



A pesar de que en Lima se concentra el 90% del comercio electrónico, hay que resaltar que en provincias también ha crecido enormemente.

La importancia de los móviles 

No podemos dejar de mencionar a un gran protagonista, el smartphone, dispositivo que gracias a su practicidad ha forzado a las empresas a considerar la usabilidad de sus páginas web y apps. Por ejemplo, China tiene una gran presencia en Internet: se estima que para el 2018 tendrán el 71,2% de la venta online frente a las PC. ¿Qué más apunta su modelo de e-commerce? La experiencia de compra, ya que es un canal disponible las 24 horas, con envíos muy económicos, y con una amplia oferta de productos a precios inigualables.

Los celulares tienen un papel casi imprescindible en el e-commerce: cerca del 30% de las compras digitales se realizan mediante este dispositivo. Y aquí cada empresario debe cuestionarse lo siguiente: ¿su página web cuenta con principios de usabilidad? El prosumer es muy rápido y se irá por otra opción si la plataforma online es lenta y complicada, no importa que tan barato o bueno sea el producto.

El futuro del comercio electrónico local

En términos generales, el Perú va en camino a un proceso de negocio virtual. Las empresas están trabajando en dirección al mundo virtual, ya que el prosumer utiliza canales virtuales y redes sociales antes de tomar una decisión de compra. Además, y desde una mirada global -según Alibaba-, el Perú está entre los top 5 de Latinoamérica como país con gran potencial para desarrollar un comercio electrónico tan exitoso como el de China. 

A pesar de que en Lima se concentra el 90% del comercio electrónico, hay que resaltar que en provincias también ha crecido enormemente. Por ejemplo, en Trujillo ha aumentado un 500% el número de empresas online, a diferencia del año pasado.

Entonces, ¿qué se necesita? Sin duda, una mejor capacitación al empresario sobre cómo explotar el abanico de posibilidades de negocio que ofrece el Internet. Si bien el término de marketing digital es incipiente para las pymes, es importante que comprendan que va mucho más allá del uso de redes sociales. El marketing digital implica considerar el e-commerce como una estrategia de negocio. 

Todo apunta a que el e-commerce marcha con buenas perspectivas en el Perú, especialmente con la llegada de la red dorsal al interior del país, que se espera aumente la penetración de usuarios de Internet. Para lograr el ansiado auge, también es importante la capacitación y entendimiento de los empresarios involucrados.

Y tú, ¿consideras que tu negocio está listo para la revolución del mercado? 

Fuentes consultadas:

Artículo "¿Cuál es el estado del comercio electrónico en el Perú?" en PuntoEdu (PUCP).

Artículo "¿Qué es un prosumer?" en el portal web Tiempo de Negocios. 

Artículo "China, el verdadero gigante del comercio electrónico" en Puro Marketing. 

Auspicios