Prácticas de buen gobierno corporativo en una empresa de propiedad del Estado

user-pic

El concepto de Buen Gobierno Corporativo (BGC) se resume en dos palabras: gestión y control, que son fundamentales en una organización y más aún en una empresa de propiedad del Estado (EPE). En la medida que la empresa no tenga un eficaz programa de cumplimiento sus normas y demás políticas pueden quedar como anécdota, tal como ha ocurrido en varios recientes casos (Volkswagen, Petrobras, etc.).

gobierno_corporativo_empresas_principal.jpg

En las EPE la implementación de estándares de BGC es más relevante y el compromiso debe ocurrir en el estrato más alto, empezando por los ministerios, Fonafe (para aquellas empresas que pertenecen al holding) y directorios "Tone of de Top".

Normalmente las EPE están adscritas a un ministerio y son estos los que proponen a los directores de la EPE; siendo ideal que promuevan la implementación de prácticas de BGC en el ámbito de su competencia. Por ejemplo: incorporando directores independientes cuyo compromiso sea continuar y mejorar las prácticas de BGC alcanzadas por la EPE, y nunca retroceder.

En el Perú el problema es la falta de continuidad. A veces ocurre cuando hay cambio de gobierno, de políticas o cuando hay cambios en el directorio de las EPE. También existen otros factores que dificultan la implementación de estándares de BGC, tales como la malla legislativa aplicable a las EPE que limita su eficiencia, el corto presupuesto, entre otros.

La implementación de estándares de BGC se hace más compleja en una EPE que en una empresa privada. En efecto, si es una EPE con valores listados en la Bolsa de Valores de Lima, no solo les aplica el Código Marco de BGC de Fonafe, sino además el Código de BGC para las sociedades peruanas; y en caso sea una empresa del sector bancario, además aplican las normas de BGC de la Superintendencia de Banca y Seguros y AFP. Es decir, la EPE debe medirse bajo diferentes referentes. Por eso es fundamental un entendimiento cabal de BGC. A eso debemos sumarle los reportes de responsabilidad social, exigibles actualmente por la Superintendencia del Mercado de Valores y Fonafe.



Las empresas deben asumir el firme compromiso de implementar mejores estándares de BGC, siendo el máximo interés fortalecer a la empresa y asegurar la sostenibilidad de sus operaciones.

Estrategia de mejora al interior de la empresa

Las empresas deben asumir el firme compromiso de implementar mejores estándares de BGC, siendo el máximo interés fortalecer a la empresa y asegurar la sostenibilidad de sus operaciones.

El punto de partida es el diagnóstico de prácticas corporativas comparadas con los más altos estándares de BGC en el mundo. Ello ayudará a identificar las brechas y elaborar un Plan de Acción de BGC que incluya acciones a implementar, plazos, así como responsables dentro de la empresa. Dicho plan debe ser aprobado y supervisado periódicamente por el directorio de la empresa.

Finalmente, una pieza clave en la estrategia es la "bisagra" entre directorio y gerencias, y acompañamiento en la implementación de los estándares. El directorio no es un órgano de gestión. Por ello, ese rol debe recaer en una persona experta en BGC, siendo el ideal que dicho rol lo desempeñe el secretario corporativo (o secretario del directorio). El responsable de los temas de BGC debe coordinar en todo momento con el área de responsabilidad social corporativa, dado que son temas afines a la sostenibilidad de la empresa.

¿Considera usted que las empresas de propiedad del Estado desempeñan buenas prácticas de gobierno corporativo?

Auspicios