Dificultades para estimular la inversión en innovación

user-pic

El gran problema de las empresas peruanas es que están programadas para operar pero no para innovar. Ciertamente, siempre buscan generar nuevos productos, servicios y procesos, pero la aversión al riesgo es muy grande.

dificultades_innovacion_principal.jpg

Uno de los graves problemas en el análisis de política, ciencia, tecnología e innovación en el país, es que se enfoca mucho en el sector privado y, además, se descuida mucho el contexto. Y cuando me refiero al contexto no solo aludo al contexto de mercado, es decir, a la institucionalidad económica y al libre intercambio de bienes y servicios. También me refiero a las notorias asimetrías de poder político intencionalmente generadas por quienes cuentan con abundantes recursos económicos.

En el Perú las instituciones formales son débiles y muy permeables a la influencia política externa. Asimismo, hay organizaciones internacionales multilaterales y no gubernamentales que por su tamaño tienen mayor acceso al poder político y pueden imponer condiciones o conseguir ciertas ventajas de parte del Estado a través de contactos personales o lobbies, aunque nadie quiera confesar abiertamente esta realidad.

Obviamente, esto sumado a la alta informalidad genera distorsiones en el mercado que desincentivan la innovación. Aquí el mecanismo para determinar precios, la interacción libre y voluntaria entre oferentes y demandantes no siempre es espontánea debido a los factores no económicos mencionados previamente

 

En materia de propiedad intelectual, existen muchos desincentivos para innovar porque si una empresa lanza algo nuevo al mercado, ese monopolio de rentas que debería tener al proteger su innovación no se dará porque las agencias públicas relacionadas con el tema, Indecopi por ejemplo, tienen cuasi-nula capacidad de supervisión y sanción.



El gobierno peruano ha aprobado incentivos tributarios para estimular la innovación empresarial en el sector privado y entre emprendedores informales además de expandir fuentes de financiamiento para generación de productos, servicios y procesos innovadores. El caso de Innovate Perú es particularmente destacable pero estas medidas siempre serán insuficientes si no se mejora el entorno jurídico y se reduce la informalidad.

Dichos incentivos constituyen una medida bien intencionada pero su efectividad es muy limitada porque si una empresa hace el análisis costo-beneficio, ese beneficio tributario no compensa los costos hundidos, a los cuales las empresas recurren cuando invierten en proyectos de innovación.

El impulso a la innovación no se arregla con medidas cosméticas, desde eventos saturados por anglicismos hasta PITEs. Se requiere aplicar reformas de carácter estructural. ¿A qué me refiero? A igualar oportunidades y condiciones de acceso a mercados.

Se considera inversión si el nuevo producto, servicio o proceso se convierte en una innovación, es decir, los consumidores y/o beneficiarios las adoptan. Se transforma en un gasto en la mayor cantidad de casos porque la gran mayoría de nuevos productos o servicios no logra generar ni capturar valor. Entonces, si se hace el análisis costo-beneficio entre lo que toca invertir y lo que se va a ganar en términos de beneficios tributarios, sigue siendo la brecha tan grande en términos de inversión o gasto en la innovación que no constituye un incentivo suficiente.

El impulso a la innovación no se arregla con medidas cosméticas, desde eventos saturados por anglicismos hasta PITEs. Se requiere aplicar reformas de carácter estructural. ¿A qué me refiero? A igualar  oportunidades y condiciones de acceso a mercados.

 

¿Qué medidas se deben tomar para impulsar la inversión en innovación en Perú?

Auspicios