Las TIC y la tecnología verde

user-pic

Una nueva tendencia está en proceso de construcción en el ámbito de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC): la tecnología verde. Su consolidación en el mundo debe atraer nuestra atención y ver cómo la podemos aplicar en el día a día concreto de las organizaciones.

tecnologia_verde_principal.jpg

La tecnología verde se refiere al uso eficiente de los recursos empleados por las TIC buscando la minimización del impacto ambiental, así como la maximización de su viabilidad económica y asegurando la responsabilidad social de productores y usuarios de estas tecnologías.

La tecnología verde es una fusión entre ISO 9000 (conjunto de normas internacionales referentes a la calidad y su gestión) e ISO 14000 (normativa  internacional para la gestión medioambiental), cuyo propósito es lograr una tecnología cada vez más sostenible y eficiente, más responsable con el medio ambiente y la sociedad. Esta nueva tendencia está, digámoslo así, en proceso de elaboración y construcción; y aún no tiene un número de ISO ni algo que se le parezca. No es algo que esté terminado.

La tecnología verde también influye hoy en día en la manera de trabajar dentro de la organización. En la actualidad, el entorno laboral se ha vuelto cambiante y evoluciona rápidamente gracias a los avances tecnológicos y a la necesidad de flexibilizar espacios y horarios. Así, surge el teletrabajo, una nueva manera de trabajar a distancia, adaptada a las necesidades de un mundo tecnológico y global, que se ha convertido en una de las medidas de flexibilidad laboral y de ahorro de costos energéticos por las que apuestan las organizaciones de hoy en día.

Otro aspecto a considerar es que esta tendencia aparece en un momento en que resulta necesario reducir el impacto medioambiental que produce nuestro acelerado desarrollo tecnológico. Particularmente en el caso del área de TI de la empresa, el empleo de la tecnología verde representa un compromiso responsable en la compra de hardware y  software con el medioambiente y la sociedad.

En este camino nos encontramos con una dura realidad: la fabricación de una computadora portátil consume dos toneladas de recursos y los residuos representan el 4% del total en Europa. Adicionalmente, las computadoras personales contienen substancias tóxicas como dioxinas, cadmio y plomo. Y lamentablemente los usuarios se deshacen de los equipos considerados obsoletos tirándolos a la basura, sin aprovechar el enorme potencial de su reciclaje. Por ejemplo, las placas de los ordenadores llevan oro, otros metales y plástico que no son aprovechados. 



Una práctica transversal

Ciertamente la tecnología verde no se limita a las áreas de TI de las compañías. Debemos considerar que no hay proceso que no lleve implícita tecnología. En consecuencia, hablar de tecnología verde nos conduce a una práctica transversal que recorre todos los procesos desarrollados por las organizaciones, desde la selección de las materias primas, el diseño del producto, su fabricación y posterior reciclaje.

La tecnología verde se refiere al uso eficiente de los recursos empleados por las TIC buscando la minimización del impacto ambiental, así como la maximización de su viabilidad económica y asegurando la responsabilidad social de productores y usuarios de estas tecnologías.

Es ya habitual en la Comunidad Europea que algunos países tomen medidas al respecto, como el caso de Suecia donde se ha aprobado darles beneficios tributarios a las empresas - tenemos el caso de Tetra Pack- dedicadas al reciclaje y al arreglo de productos para su segundo uso, desde zapatos hasta computadoras personales. Asimismo, en otros países de Europa también existen compañías con tecnología de punta, dedicadas al reciclaje de plásticos, fibras, papel, cartón, metales, e incluso piezas de computadoras.

Como podemos apreciar, estamos ante una nueva tendencia que en Perú muy bien se podría entender, interiorizar e incorporar.

 

¿Qué futuro le ve usted al desarrollo de la tecnología verde en Perú?

Auspicios