Comienza la era Trump: ¿se viene un mar picado en la economía norteamericana?

user-pic

La elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos de América deja para Latinoamérica una clara preocupación por los efectos de la nueva política internacional que implantará en la región y en países como México. Su política económica, en cambio, podría generar ciertos efectos favorables para la economía peruana.

economia_estados_unidos_trump_principal.jpg

México es un país muy relevante en nuestra región y si su economía se viera dañada, este efecto podría ser de alguna forma propagado hacia la región, lo cual imprime incertidumbre y puede generar atrasos en nuestras economías, algunas de ellas bastante complicadas, como Venezuela o Brasil. 

En este nuevo contexto el Perú también debe evaluar el entorno con calma, y a la vez debería seguir trabajando en profundizar su relación comercial con los países asiáticos. Si bien se ha trabajado en ello durante los últimos años pareciera hoy urgente asegurar no sólo nuestro comercio exterior, sino también asegurar un stock importante de nuevas inversiones que pueda palear la recomposición de los portafolios de inversión que seguramente se dará en el mundo, especialmente hasta que los mercados puedan conocer mejor al presidente Trump, más allá del hombre mediático y controversial.

El plan económico de Trump

Se debe tomar en consideración que la propuesta económica de Trump contiene un programa de reducción de impuestos hasta por US$ 6 billones para los siguientes 10 años, así como un plan de impulso del gasto público en infraestructura y defensa.

Ambas medidas son claramente expansivas. De ser aplicadas se puede esperar en el mediano plazo un interesante incremento en la actividad económica en la primera potencia mundial. No obstante, el impacto en las cuentas fiscales norteamericanas se hará sentir, especialmente en el ratio Deuda/PBI.



A estas medidas se sumarían otras de carácter proteccionista como el incremento de aranceles y la no implementación de nuevos acuerdos comerciales. Se debe tomar en cuenta también que Trump ha expresado su rechazo al TPP.

Por el proteccionismo anunciado por Trump no habría que preocuparse mucho internamente porque Perú y EE.UU. cuentan con un acuerdo comercial vigente con aranceles liberados, el mismo que no puede ser desmontado porque se trata de un tratado con el nivel de política de Estado ratificado por el Congreso norteamericano.

El expansionismo económico resultaría favorable para los exportadores peruanos, pues aumentaría la capacidad de compra de los consumidores norteamericanos. Por el proteccionismo anunciado por Trump no habría que preocuparse mucho internamente porque Perú y EE.UU. cuentan con un acuerdo comercial vigente con aranceles liberados, el mismo que no puede ser desmontado porque se trata de un tratado con el nivel de política de Estado ratificado por el Congreso norteamericano. El aumento de aranceles afectará a nuestros competidores en el mercado norteamericano que no cuenten con acuerdos comerciales con la potencia del norte.

En suma, por ahora la economía de los Estados Unidos se presenta como un mar picado en el que será difícil nadar durante los próximos años. No obstante, habrá que despejar la incógnita respecto de qué tanto de los anuncios de Trump serán medidas realmente concretas o qué tanto fueron bravatas de campaña.

 

¿Cree usted que Donald Trump aplicará todas las medidas que anunció en campaña, especialmente las más controversiales como el proteccionismo?

Auspicios