La publicidad digital en el Perú

user-pic

Vivimos en un mundo de cuatro pantallas: televisor, desktop o computadora de escritorio, tablet y smartphone. Nos conectamos a ellas para trabajar, informarnos y entretenernos. Y conforme avanza la tecnología se registran cambios en el mayor o menor uso de cada una, lo que tiene consecuencias en las oportunidades para las empresas, especialmente en el ámbito publicitario.

publicidad_digital_peru_principal.jpg

Lo primero que hacemos al levantarnos es ver el móvil. Luego vemos algunas noticias en el televisor, revisamos el correo electrónico, nos duchamos, nos vestimos, desayunamos, revisamos las redes sociales. En el carro seguimos conectados al móvil; si manejamos usamos una aplicación para el tráfico. En la oficina cambiamos el móvil por la desktop y nos conectamos desde ahí. Tal vez vamos a una reunión de trabajo fuera de la oficina y llevamos la tablet. Luego salimos a almorzar y regresamos al móvil. Llegamos a casa de noche, quizás vemos un poco de televisión, pero no es la televisión tradicional pues nos conectamos a internet y vemos una película en YouTube. Y estamos permanentemente conectados a la información desde estas cuatro ventanas.

Un estudio nos permitió identificar un fenómeno que llamamos apilamiento de pantallas: muchas veces se da el uso simultáneo de dos o tres pantallas. Por ejemplo, más del 40% del tiempo que estamos viendo televisión usamos otro dispositivo, mayormente el celular. El apilamiento, este uso simultáneo de dos o más pantallas, es transversal a todas las generaciones. Se da con  mayor intensidad de la generación que nació con este desarrollo tecnológico, pero se da en todos.

El móvil es la pantalla con la que más interactuamos y es algo que las compañías, las anunciantes y las marcas, deben tener claro: tienen que desarrollar su tecnología y sus estrategias para un mundo en el cual el móvil es primero. 



Cada vez hay más compañías que caminan en la dirección de aprovechar la información que se puede obtener de internet. De hecho es parte de nuestro trabajo. Sin embargo, todavía hay una gran brecha entre lo que se ha logrado y todo lo que hay que caminar. Por ejemplo, hoy más del 40% de las búsquedas que se hacen en Google en Perú proviene de dispositivos móviles. Otro dato: el 50% del tráfico de YouTube en Perú también proviene de móviles.

Este incremento del uso de móviles no se está aprovechando en todo su potencial. En el 2015 solamente el 10% de la inversión publicitaria total se destinó a digital, unos US$ 78 millones. Aquí tenemos una idea de la brecha existente: los usuarios están en casi la mitad de navegación en móviles pero la industria de anunciantes de marcas está rezagada.

El móvil es la pantalla con la que más interactuamos y es algo que las compañías, las anunciantes y las marcas, deben tener claro: tienen que desarrollar su tecnología y sus estrategias para un mundo en el cual el móvil es primero.

Es cierto que la velocidad del cambio es muy rápida. Hoy hablamos del 40% de búsquedas desde móviles, pero en el 2013 era apenas el 15%. En el lapso de tres años el usuario ha migrado significativamente de una pantalla a otra. Entonces un gran reto para las compañías, para los anunciantes y para las marcas es reaccionar con la misma velocidad en que la tecnología y el usuario cambian.

Lo importante es que se están dando pasos en dirección hacia lo digital. La facturación de la publicidad digital ha pasado del 4% del total de la publicidad en el 2010 al 10% en el 2015.

En Google hemos ayudado a que las marcas y los anunciantes identifiquen las oportunidades que el medio digital tiene para su negocio y cada vez migren más hacia este espacio.

La historia del uso del internet en el Perú, como en cualquier otro lugar, está atada a la evolución del porcentaje de penetración del internet. Actualmente esa penetración es algo superior al 40%. Pero recuerdo que en los inicios de Google Perú, en el 2010, apenas llegaba a 25%. Hoy somos más peruanos conectados. Estamos cada vez más en línea y vivimos nuestras vidas cada vez más mirando hacia la nube.

La conectividad seguirá creciendo y con ayuda del móvil. Antes hasta cierto punto la conectividad estaba atada a la banda ancha en los hogares. Ahora se puede estar conectado al internet desde un móvil, por lo que es de esperarse una mayor velocidad en la penetración del internet. Y las empresas deben prepararse para ello.

Auspicios