Megafenómeno climático y reconstrucción

user-pic

Hace unos días escuché comentarios sobre la posible cancelación de los Juegos Panamericanos, la no declaratoria de emergencia nacional y que el Rally Dakar se iniciará en Perú el 2018. Ello refleja que en el gobierno y en medios de prensa todavía no se ha entendido la magnitud del fenómeno climático que azota al Perú.

principal_megafenomeno-.jpg

En mi opinión, este evento es el más catastrófico de los últimos 100 años en cuanto a daños a la economía del país. Un terremoto o un tsunami afectan en una zona geográfica limitada y tienen un impacto diferente, focalizado.

Este fenómeno natural no ha terminado, no sabemos en cuánto tiempo se aplacará y sigue causando daños en todo el territorio nacional, desde Tumbes hasta Tacna, de la costa hasta la selva. Las lluvias e inundaciones destruyen terrenos de cultivo en todo el territorio nacional, dañan sistemas de riego, canales, represas, etc. A su vez, generan mayores precios e inflación producto de las pérdidas en el sector agrícola.  

También hay un efecto negativo en lo que se refiera a generación de energía, daños en carreteras, puentes, plantas de tratamiento redes de agua y desagüe, viviendas, centros de salud, colegios... y un largo etcétera. Hoy y en los meses siguientes proliferarán enfermedades diversas: estomacales, zika, chicunguya, entre otras.



¿Qué podemos hacer?

Reconstruir lo dañado puede tardar varios años y cada retraso tendrá un efecto en la productividad y la economía por varios años más. En mi opinión debe declararse emergencia nacional para permitir una rápida labor de reconstrucción. Y para ello no es suficiente el dinero en reservas, préstamos internacionales o cobrar las indemnizaciones de todos los bienes privados y públicos que están asegurados. La reconstrucción requiere de profesionales, ingenieros, técnicos, equipos, materiales, maquinarias, know how, experiencia, dedicados a tiempo completo, por lo que veo hoy poco probable poder construir las obras que requerían los Juegos Panamericanos.

En mi opinión debe declararse emergencia nacional para permitir una rápida labor de reconstrucción.

Las lluvias han establecido nuevos records. Quebradas inactivas en 30 años se han activado, los caudales de los ríos fuera de cualquier data precedente, y no en un lugar específico sino en todo el Perú, obligarán a cambiar los parámetros de diseño de la nueva infraestructura y tomará tiempo hacer los nuevos diseños.

¿Puede haber corrupción? Cierto, estará presente siempre y en todo el mundo,  pero como mencionábamos en el artículo anterior, hoy la tecnología y los medios de comunicación permiten denunciar, investigar, comparar y sancionar con cárcel a los corruptos (lo que no ocurría en el siglo XX).  

Mecanismos para actuar

Para acelerar las obras de reconstrucción se puede aprovechar y adecuar el mecanismo de obras por impuestos, acelerando plazos y permitiendo que el sector privado ejecute y financie obras en todo el país; propiciando que participen empresas de prestigio y que no se le dé mal uso al mecanismo.

Las asociaciones público privadas (APP) pueden ser un mecanismo muy importante pero no aplicable en el corto plazo porque requiere tiempo hacer los diseños y hacer un adecuado proceso licitatorio, promoviendo los proyectos, atrayendo operadores de talla mundial y dando plazos suficientes para que preparen sus propuestas.

Las APP mal diseñadas y/o mal reguladas han sido perjudiciales e ineficientes para el país y sus efectos los seguiremos pagando en el futuro. Con plazos adecuados y diseños técnicos no politizados, sí pueden ser una solución de largo plazo para la prestación eficiente de servicios públicos.

Incluso este evento climático ha provocado o provocará la suspensión de las obligaciones de los concesionarios (incluyendo la suspensión del cobro de peajes) y la renegociación de muchos contratos. El gobierno debe prepararse para renegociarlos con criterios de suma alzada, EPC, Project finance, de transferencia de riesgos, siendo una oportunidad para corregir los errores de los contratos e incluso los errores de las propuestas para el destrabe de algunos proyectos que han sido planteadas con criterio de obra pública y no de APP (Chinchero, Jorge Chávez, líneas del Metro, entre otros).

¿Qué opina usted? ¿Cuánto tiempo tomará recuperarnos? ¿Se debe declarar emergencia nacional? ¿Está de acuerdo como han sido planteadas las adendas para el destrabe de los proyectos?  

Auspicios