Del CEO al CDO: la evolución del directivo hacia el e-Business

user-pic

Un CDO (Chief Digital Officer) es un profesional que ayuda a una empresa a impulsar su crecimiento a través de su transformación digital. Las organizaciones deben adaptarse rápidamente a los cambios que se producen en los mercados, como consecuencia de la digitalización.

750x422-ceo-al-cdo.jpg

Ya ha pasado el tiempo en el que en las empresas disponían de un CTO (Chief technology officer) y de un responsable de Marketing digital para hacerse cargo por separado de la tecnología y del consumidor.  Los mercados y los consumidores nos obligan a tener perfectamente entrelazadas las estrategias empresariales con las estrategias digitales. Por ello las empresas buscan CDOs que puedan supervisar y dar coherencia a dichas estrategias e impulsar el cambio organizativo.

No obstante, el cambio organizativo no puede ser completo ni efectivo si tanto el CEO como los directivos actuales son outsiders digitales, ya sea por desconocimiento o por falta de cultura digital. El CDO debe ser un profesional que posea capacidad de gestión y domine a la vez los avances tecnológicos.



Los mercados y los consumidores nos obligan a tener perfectamente entrelazadas las estrategias empresariales con las estrategias digitales.

Hay empresas que ya están buscando en los mercados internacionales al CDO que va a liderar su cambio, ya que en España todavía no es un cargo muy demandado mientras que en otros países, como USA, ya disponen de ellos.

Según un estudio de Chief Digital Officer Club del 2013, había cerca de quinientos directores de digitalización en el mundo y se esperaba que a finales del 2014 esta cifra ascendiera hasta los mil quinientos. El 80% de ellos eran hombres, de entre 40 y 49 años, un 29% de los cuales ejercía sus funciones en compañías de menos de 200 empleados, mientras que el 24% lo hacían en empresas de entre 200 y 1.000 empleados.

En las empresas el primer cambio hacia la digitalización se ha realizado en los departamentos de Marketing, pero es complicado realizar un cambio profundo en toda la empresa liderado por dicho departamento. El CDO debe depender directamente del Consejero Delegado o del Director General, y debe tener una gran habilidad para evangelizar e implicar a toda la organización en el cambio. En algunos casos se prefiere prescindir del CDO una vez la transformación se haya realizado, mientras que en otros casos se le promocionará a Director General.

Como conclusión, cabe destacar que la digitalización no tiene mucho que ver con la tecnología, sino con la cultura de los directivos y de sus empleados. Todas las empresas deben desarrollar e implantar un plan de transformación digital que les permita relacionarse más y mejor con sus clientes; mejorar procesos y costes, ser más ágiles en la satisfacción de las necesidades de sus clientes; mejorar sus productos añadiéndoles tecnología, y mejorar la colaboración de sus trabajadores a través de plataformas compartidas. En definitiva, tener una estrategia digital significa saber qué hacer en los doce dominios de la digitalización: infraestructuras, conocimiento digital, habilidades digitales, colaboración digital, organización, digital roles, innovación digital, procesos digitales, marketing digital, analítica, social media y e-Commerce.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

*Jordi Garrido es Director of Graduate Business de La Salle-URL, que ofrece una doble certificación a los participantes de la Maestría en Dirección de Tecnologías de Información de ESAN.

Auspicios