De la simulación al mundo real: The Fresh Connection

user-pic

La mejor forma de aprender y retener lo estudiado es aprender haciendo. La simulación es una herramienta práctica que permite conseguir este objetivo en un entorno seguro, controlado y sin riesgos. Esto solo se logra con un simulador orientado a operaciones y Supply Chain Management, llamado The Fresh Connection (TFC).

freshconnection_principal.jpg

Esta herramienta permite aterrizar en decisiones concretas los diversos conceptos de estrategia, políticas, restricciones y su impacto en los resultados financieros de la organización. Luego de usar este simulador por más de dos años, puedo decir que genera claras ventajas debido al aprendizaje por experiencia, la total interacción entre la herramienta y los participantes.

El simulador TFC facilita la reflexión y el análisis de los resultados, así como la discusión al interior del equipo y entre grupos, es de total aplicación directa y permite una visibilidad clara de las relaciones causa-efecto; es altamente dinámico, muy divertido y genera un espíritu de competencia sana. Además es altamente configurable, de fácil acceso por internet, no requiere ningún tipo de instalación ni software especial, es totalmente amigable y tiene mucho material de soporte online, en especial para los profesores certificados.

Simulador exitoso

Este simulador permite tomar decisiones en cuatro grandes áreas: comercial, compras, producción y Supply Chain Management. En el mundo, más de 170 universidades, entre ellas ESAN, vienen utilizando este simulador con éxito, habiéndose usado ya por más de 30,000 estudiantes.

En el cuadro adjunto se ven los logos de algunas empresas en el mundo que han usado The Fresh Connection: 

1.jpg

En mi labor como docente aplico el caso de una empresa productora de jugos que tiene una cartera de productos de tres sabores y dos tipos de empaques; el aprovisionamiento de la organización es global pero las ventas y la distribución son locales.

Los clientes de esta empresa son tres: una marca de tiendas de conveniencia en estaciones de combustible tipo Primax y dos supermercados con diferentes enfoques y tamaño que suelo compararlos con Makro y Tottus. Cada cliente tiene sus propias expectativas, preferencias y condiciones.

Las decisiones que toman los alumnos en las cuatro grandes áreas generan resultados que se pueden ver en los diferentes reportes de las áreas de decisión, pero sobre todo en un estado de ganancias y pérdidas donde el ROI es el factor clave de éxito o fracaso de las decisiones.

La empresa tiene resultados negativos en su ROI y el objetivo es que los participantes en grupos directivos de cuatro personas (gerente de compras, gerente de ventas, gerente de producción y gerente de SCM) reviertan la situación tomando decisiones en sus áreas de competencia. Se recomienda jugar seis rondas e ir incrementando la complejidad y cantidad de decisiones ronda a ronda. 



Este simulador permite tomar decisiones en cuatro grandes áreas: comercial, compras, producción y Supply Chain Management. En el mundo, más de 170 universidades, entre ellas ESAN, vienen utilizando este simulador con éxito, habiéndose usado ya por más de 30,000 estudiantes.

El simulador en SCM

En lo que se refiere a conceptos propios de Supply Chain Management (SCM) podemos ver temas dentro de las decisiones del simulador como el mapeo de la cadena de abastecimiento, el diagnóstico de SCM, la selección de los KPI, los principios de gestión de inventarios y de demanda, el costeo de las operaciones logísticas y su impacto en los resultados financieros e incluso hasta el impacto ecológico expresado en la huella de carbono; también conceptos asociados a la estrategia corporativa y SCM, sales & operation planning, segmentación estratégica, relaciones cliente-proveedor, gestión de riesgos , diseño de SCM y desarrollo de proyectos colaborativos.

La adecuación de este simulador a varios formatos de enseñanza se logra gracias a su alto grado de adaptabilidad y posibilidades de configuración. Cuenta con tres niveles básicos (confiabilidad, lotes y frecuencia, velocidad y calidad), cuatro extensiones (S&OP, colaboración externa, huella de carbono, KPI) y cuatro variantes (restricciones de capacidad, riesgos en SCM, segmentación estratégica y huella de carbono logística).

Por lo tanto, considero que TFC es una herramienta fundamental de soporte educativo, de ayuda para el trabajo en equipo, pero sobre todo de alineación de los objetivos y políticas a la estrategia organizacional, y de alineación de las decisiones de operaciones y SCM con la estrategia.

¿Te interesa emplear el simulador TFC? ¿Cómo lo aplicarías?

Auspicios