Una noticia alentadora: exportaciones crecieron en el primer trimestre del año

user-pic

Los avances en materia de exportaciones son grandiosos, especialmente en los sectores primarios como minería y pesca industrial. Lamentablemente este crecimiento no es sostenible: solo refleja la puesta en marcha de nuevos proyectos mineros y nuevas reglas de juego en la pesca industrial gracias al fenómeno climático que afectó pero también benefició a las empresas exportadoras.

camarones_principal.jpg

De los productos tradicionales que exporta el Perú, los minerales de cobre y el oro son los más importantes al representar el 30% y el 14%, respectivamente, de las exportaciones peruanas.

Sin embargo, hoy en día los precios del cobre y el oro están en caída y no se vislumbra un factor que haga pensar que el precio del cobre se vaya a revertir, sobre todo porque el 74% de lo que exporta el Perú se destina a China y Japón y, en el caso del oro, el 82% lo compra Suiza, Estados Unidos y Canadá, países que lo adquieren como un bien de refugio ante las adversidades que tuvo el dólar en el pasado.

Por otro lado, el café ha tenido una recuperación extraordinaria: 13% después de las plagas y el clima que lo afectaron significativamente en los años pasados.



Las acciones de estrategia y de colaboración, apoyados por los consejeros comerciales en el exterior, se deben intensificar con la apertura de nuevos mercados y la consolidación de los actuales.

El Niño Costero no tuvo gran impacto

Sobre los productos no tradicionales, se temía que el sector agropecuario sufriera por el efecto del Niño costero. Sin embargo, la mayoría de las exportaciones de frutas y hortalizas normalmente se dan entre noviembre y marzo y, como los empresarios estuvieron alertas ante el peligro que los amenazaba y a riesgo de inundar los mercados de destino, muchos adelantaron sus despachos al exterior antes que el fenómeno los afectara. Como bien señala ADEX, las repercusiones pueden darse en el futuro.

En cuanto a las confecciones, las exportaciones tuvieron un crecimiento que no se había dado desde hace tiempo. Las exportaciones textiles han venido teniendo una tendencia a la baja, tanto en volumen como en valor. El algodón peruano de las variedades Tangüis y Pima ha perdido la imagen que lo hizo famoso en todo el mundo por razones genéticas: los cultivos de la variedad Tangüis casi han desaparecido de los valles del Sur Chico y remplazados por los de uva, palta, espárrago y, ahora último, por arándanos.

El costo de sembrar algodón en el Perú se ha incrementado y hoy tenemos que importarlo en su mayoría de Estados Unidos, dada la exigencia del Acuerdo Comercial con ese país al cual le exportamos el 64% de las confecciones de punto, especialmente ropa para bebés.

Cabe resaltar, además, que en ese primer trimestre los despachos pesqueros con valor agregado han tenido un crecimiento del 50%. El calentamiento del mar fue la causa principal de la abundancia de la pota, colas de langostinos, filetes congelados de pescado, conchas de abanico y caballa congelada, que fueron los productos que más se exportaron.

En resumen: las exportaciones peruanas en el primer trimestre nos han dado una inmensa satisfacción. Sin embargo, la labor de promoción y de liderazgo en este sector debe incrementar. Las acciones de estrategia y de colaboración, apoyados por los consejeros comerciales en el exterior, se deben intensificar con la apertura de nuevos mercados y la consolidación de los actuales.

¿Cree usted que las exportaciones peruanas seguirán creciendo en el 2017? ¿Por qué?

Auspicios