La promesas del líder coach

user-pic

En este artículo discutiremos algunas de las promesas fundamentales del coaching en su adaptación al liderazgo ejecutivo. En primer lugar comentaremos la idea general del coaching y su adaptación al liderazgo, y luego presentaremos las promesas del líder coach a sus coaches.

coach_principal.jpg

Definiendo el el rol del líder coach

El coaching es una tecnología educativa de servicio al aprendizaje, que promete desarrollar la autonomía del cliente (coachee) a través del apoyo brindado por un consultor o coach. Este usará una gama de técnicas que conectarán al coachee con sus posibilidades, ampliarán su perspectiva y lo desafiarán a crear sus propias soluciones o innovaciones. Estás técnicas procuran el desarrollo de una actitud autónoma hacia el aprendizaje, una profunda reflexión y un enfoque al cambio y al desarrollo (Cannio, S., Echevarría, R., Hargrove, R., Launer, V., Pollak, L., Sloan, K).

Por su parte, el líder coach toma consciencia de los grandes aportes potenciales del aprendizaje y de la autonomía, así como de las posibilidades ilimitadas de crecimiento e innovación que el coaching ofrece; además, decide incorporar en su liderazgo la filosofía, técnicas, y promesas fundamentales del coaching. Se espera que, durante este proceso, el coachee desarrolle las actitudes de la personalidad autotélica, y asuma desafíos de aprendizaje que proyecten su desempeño con una visión -y responsabilidad- más amplia. 

Por otro lado, el líder coach se compromete a facilitar el desarrollo de sus coachees, adoptando una serie de principios que podemos intentar agrupar en: las ideas del desarrollo de la personalidad autotélica, las motivaciones de orden superior, los planes de carrera alternativos, y la sinergia interorganizacional y nacional. En esta ocasión expondremos los dos primeros temas.



Un líder trascendente facilita la justicia, detiene la maldad y la explotación, lucha contra las mentiras, y ama las recompensas a la virtud. La persona trascendente ama al mundo tal como es y, aun así, trata de mejorarlo.

Desarrollo de la personalidad autotélica

La personalidad autotélica es definida en la psicología positiva y designa a una persona que generalmente hace las cosas por su valor intrínseco, en vez de hacerlas para conseguir un objetivo ulterior (Csikszentmihalyi, M. 2003. Pág. 146); es decir, la persona autotélica actúa por la satisfacción del deber cumplido y el logro alcanzado.

Por ello las personas autotélicas disfrutan de una libertad amplia, ya que no dependen de gratificaciones externas que los mantenga en una vida subordinada a rutinas aburridas y sin sentido (Csikszentmihalyi, M. 2003. Pág. 146).

Esta independencia de recompensas externas libera a las personas autotélicas de dependencias y/o manipulaciones, incrementando su sensación de libertad y autonomía. Así, las personas autotélicas son menos propensas al miedo: no temen a las amenazas, creen en sí mismas y están listas para asumir el empowerment.

Motivaciones de orden superior: realización y trascendencia

Desde la perspectiva de la psicología humanista consideramos que los seres humanos demandan un trato que les brinde la experiencia subjetiva de sentirse libres, y de tomar decisiones por sí mismos en lugar de ser controlados por alguien más.

Los seres humanos sanos prefieren sentirse libres y ser libres; en lugar de ser controlados y dependientes (Maslow. 1993. Pág. 13). Así, un trabajador sujeto a un régimen jerárquico y burocrático suele perder energía y entusiasmo; porque dentro de sí escucha una voz que demanda condiciones de trabajo que liberen su potencial.

Aunque los trabajadores están sujetos a experiencias opresivas y parezcan resignados a ellas, "...el hombre tiene una naturaleza superior que es tan instintiva como su naturaleza inferior, y que su naturaleza superior incluye las necesidades por un trabajo significativo, por responsabilidad, por creatividad, por ser limpio y justo, por preferir lo que es correcto y por hacer las cosas bien..." (Maslow. 1993. Pág. 228). Esa naturaleza está constituida por las motivaciones de orden superior, por la realización de su potencial y la trascendencia.

Esta trascendencia se refiere "...al más alto, inclusivo, y holístico de los niveles de la conciencia humana, de su conducta y de su manera de relacionarse, como fines en lugar de medios, consigo mismos y con otras personas importantes, con los seres humanos en general, con las demás especies, con la naturaleza, y con el cosmos..." (Maslow. 1993. Pág. 269). El ser humano necesita ser valorado y valorar a los demás, necesita vivir esa valoración cada día y en cada una de sus actuaciones y relaciones.

Un líder trascendente facilita la justicia, detiene la maldad y la explotación, lucha contra las mentiras, y ama las recompensas a la virtud. La persona trascendente ama al mundo tal como es y, aun así, trata de mejorarlo. La persona trascendente responde a los desafíos en el trabajo con entusiasmo, voluntad y responsabilidad (Maslow. 1993. Pág. 298).

Como vemos, estos dos temas son bastante poderosos para el coach. El logro de estas promesas constituye un avance fundamental en los coachees o dirigidos. Pero no lo es todo. Aún faltan dos promesas o principios por desarrollar, que se explicarán en el siguiente artículo.  

¿Se ha puesto a pensar si en su organización las personas desarrollan una personalidad autotélica y se desempeñan por motivaciones de orden superior?

FUENTES CONSULTADAS 

Csikszentmihalyi, M. 2003. "Fluir en los Negocios". Kairós: Barcelona.

Echevarría, R. 2013. "Ética y Coaching Ontológico". Gránica: Buenos Aires.

Hargrove, R. 1995. "Masterful Coaching". Jossey-Bass: San Francisco.

Launer, V. y Cannio, S. 2008. "Prácticas de Coaching". Lid: España.

Maslow, A. 1993. "The Farther Reaches of Human Nature". Arkana: USA.

Mathews, J.C. 2013. "India, Potencia en TIC". Semana Económica.

Osinergmin. 2016. Reporte de Análisis Económico Sectorial - Minería.

Sloan, K. y Pollak L. 2006. "Smarter, Faster, and Better". Jossey-Bass. San Francisco.

Auspicios