Y ahora, ¿qué hago con la "grati"?

user-pic

Durante los meses de julio y diciembre, los trabajadores acceden a un beneficio laboral que se conoce como gratificación. Esta remuneración consiste en un sueldo íntegro adicional, que se otorga cuando el trabajador ha laborado por 6 meses seguidos (o la proporción de este tiempo). A pocos días de la tan ansiada "grati", este artículo busca dar algunas recomendaciones para mejorar el uso de este dinero.

ahorrar_principal.jpg

Al recibir la gratificación, la gran mayoría de personas se encuentra ante dos situaciones: ya ha gastado el dinero sin haberlo recibido, o recién va a destinarle un propósito. En ambos casos es importante tener en cuenta algunos puntos clave sobre la "grati" y su finalidad.

  1. No es un ingreso adicional: es parte de nuestras remuneraciones anuales, por lo que no debemos verla como un dinero extra que recibimos en julio y diciembre. Es decir, debemos considerarla como parte de nuestros ingresos anuales para organizar nuestras finanzas desde inicio del año.
  2. Debemos priorizarla: si ya la hemos gastado de manera anticipada; es decir, hemos generado una deuda que necesita ser pagada con ese dinero, debemos identificar el estado de todos nuestros créditos para así cancelar el más importante. Conocer las tasas de interés de cada uno de nuestros bancos es vital para priorizar cuál pagar primero. Esto no significa descuidar las otras deudas, sino ir amortizando la más costosa.
  3. Ahorrar es una gran opción: si tienes la suerte de no tener ninguna deuda, puedes destinar la gratificación a una inversión. Muchas personas se preguntan, ¿cuándo voy a disfrutar mi dinero si me la voy a pasar ahorrando? Si bien esta es una pregunta bastante válida, el ahorro no debería verse como algo restrictivo, sino como un ahorro para vivir mejor a largo plazo. Si uno invierte durante su juventud, podrá ganar más ingresos adicionales para disfrutar durante su vejez, y el dinero de su gratificación puede ser un impulso para este fin.
  4. Invertir para ganar: sugiero los depósitos a plazo fijo, los cuales brindan una rentabilidad promedio del 7% en soles; o los fondos mutuos, que bordean el 6% anual. La diferencia entre ambos es que en el segundo puedes ir incrementando el monto que tienes, lo cual hace que los intereses se apliquen al nuevo capital. Por otro lado, si buscas una inversión más arriesgada, puedes evaluar las opciones de la bolsa de valores. En este punto sugiero que busques asesoría personalizada. 


En vez de esperar que las oportunidades se presenten, es importante mejorar nuestra educación financiera para hallar resultados favorables a corto plazo.

Para cerrar este artículo, me parece importante hacer una reflexión. He leído varios comentarios de personas que se preguntan, ¿cómo alguien que gana 1000 soles y a las justas le alcanza para vivir, puede ahorrar? Lo primero que puedo decir es que es importante cambiar esa actitud: el Perú es un país con historias de éxito de emprendedores que encontraron oportunidades donde solo habían trabas y problemas. Ellos se construyeron un camino digno de admirar.

Por ello, en vez de esperar que las oportunidades se presenten, es importante mejorar nuestra educación financiera para hallar resultados favorables a corto plazo. Quién sabe, quizás ese pequeño ahorro pueda culminar en un negocio propio.

¿Qué opción es la que elegirías para el destino de tu gratificación? 

Auspicios