"Moda 2.0: cuando la tecnología y el glamour se unen para fortalecer una industria"

user-pic

El mundo de la moda nunca más volverá a ser el mismo. La evolución de la tecnología, cada vez más rápida, está creando nuevas formas de hacer y vender moda tanto en el mercado peruano como en el resto del mundo.

1500x844_moda.jpg

El cambio que trajo la tecnología empezó sin darnos cuenta. Se implementaron procedimientos tecnológicos que en su momento fueron patentados como el que permitió elaborar la famosa tela Spandex, más conocida como licra, o hacer los jeans deslavados con la técnica de la empresa danesa Novozymes. En la actualidad se utiliza mucho la tecnología no solo para producir prendas en serie, sino que se está tratando de reemplazar con ella el diseño a mano. La famosa tecnología de impresión en 3D ha llegado a la moda.

Sí, lo que lee, ahora se puede imprimir la tela con un software y establecer las medidas que se desea para literalmente confeccionar una prenda "a la medida". Ese fue el caso del vestido que la actriz erótica Dita Von Teese lució en una gala. Una prenda creada con 17 piezas unidas mediante cerca de 3000 remaches y anillos que se adaptaron a su figura como si fuese una armadura articulada.

La tecnología de impresión en 3D aunque podría resultar futurista ha llegado con fuerza al Perú. Son muchos los diseñadores peruanos que la han empezado a utilizar en sus colecciones.

Otros avances de la moda promovidos por la tecnología fueron exhibidos durante la gala del Metropolitan Museum of Art (MET) de 2016, uno de los eventos más esperados de la agenda fashionista. Anna Wintour, editora de Vogue, y organizadora del evento propuso el tema Manus x Machina: Fashion in the Age of Technology.

En la gala se presentó indumentaria del diseñador Zac Posen, que  creo un vestido con una tela que brillaba en la oscuridad y lució la actriz Claire Danes. Además la archifamosa modelo Karolina Kurková lució un vestido que cambiaba de colores según las emociones que se recibía de tweets del público que veía el vestido, el mismo que fue creado por una alianza entre IBM y la marca de ropa de lujo Marchesa. Así como también, un vestido hecho con materia prima de plástico reciclado que lució la actriz Emma Watson. Cabe destacar que todos estos procedimientos son sujetos a ser patentados. La tecnología ha ampliado los horizontes de la moda y es por eso que se encuentra más que nunca presente en las marcas deportivas. Las zapatillas que se ajustan solas al pie como en la película "Volver al futuro" son una realidad. 



La tecnología no solo está presente en la materia prima, la elaboración de la prenda, calzado o accesorios, si no que ha modificado la forma en que se promociona y vende la moda.

Para muestra de esta relación entre tecnología y deporte están los nuevos productos que Nike y Adidas han presentado. Desde polos anti-sudoración, zapatillas con amortiguadores 3D, hasta los polos anti rayos ultravioleta, un producto de moda sobre todo para los bebés, que no permite que los rayos solares penetren la tela y lleguen a la piel. 

Hacia una nueva era: La tecnología en la venta y promoción de la moda

Ahora bien, la tecnología no solo está presente en la materia prima, la elaboración de la prenda, calzado o accesorios, si no que ha modificado la forma en que se promociona y vende la moda.

La última tendencia para hacer publicidad en el mundo de la moda es la de contratar a los famosos influencers. Personas que tienen un blog en el que hablan de sus experiencias sobre un producto o servicio en particular e influyen así en la compra de sus lectores.

Lo que no se dice de los influencers, pero es una realidad, es que por ejemplo en el caso de las fashion bloggers, a muchas se les paga por hablar bien de una marca. Su público puede confundirse al no saber que detrás de sus opiniones existe una contraprestación de por medio.

A diferencia de Perú, en el que no existe una ética publicitaria regulada, en el Reino Unido o Estados Unidos, los influencers se encuentran obligados a señalar por medio del uso de hashtags como //AD// PROMO//SPONSORED//  que han sido auspiciados. 

Otra tendencia interesante es el uso de las redes sociales como Facebook o Instagram, por citar algunos ejemplos, para incrementar las ventas. El mercado peruano no es ajeno a ella, este se ha llenado de publicidad y promociones en Instagram y Facebook, donde incluso se han creado grupos cerrados para vender ropa, calzado y accesorios.

Estos grupos cerrados en redes sociales son utilizados por los fashion retailers para promocionar y vender sus productos de manera online. Sin embargo, en muchos casos, no en todos, estas ventas son informales y los vendedores no entregan comprobantes de pago ni pagan impuestos.

Esta nueva tendencia está llevando a que algunos centros comerciales incorporen una cláusula en sus contratos de arrendamiento y/o usufructo que exige a los locatarios que aunque la venta sea hecha desde su página web o vía online, si el despacho se hace desde la tienda o almacén del centro comercial, la venta sea computable para efectos del cálculo de la renta variable.

Como es posible apreciar con estos ejemplos, la tecnología y las redes sociales se han convertido en herramientas que abrieron las puertas a una nueva era para la industria de la moda tanto en el diseño, la fabricación como en las ventas y promoción de sus productos. Una era que plantea nuevos desafíos entre los que se encuentra la regulación con el objetivo de incentivar su desarrollo.

Auspicios