Smart Cities: ¿qué hay de la seguridad ciudadana y la movilidad de personas?

user-pic

La tecnología se integra cada vez más en la gestión de ciudades muy grandes y pobladas, convirtiéndose en el medio más efectivo para atender sus problemas y necesidades. Pero, ¿qué impacto pueden tener en la seguridad ciudadana y la movilidad de las personas?

1500x844_smart_cities.jpg

Son múltiples plataformas tecnológicas las que se emplean en una ciudad para mejorar nuestra calidad de vida. Estas recogen información de nuestro día a día acerca de nosotros y los servicios que utilizamos. Gracias a ellas sabemos, por ejemplo, a qué hora pasará el siguiente autobús o metro, dónde está el estacionamiento más cercano, o en qué zona hay un tráfico muy denso.



Necesitamos profesionales que puedan analizar las ciudades desde un punto de vista holístico, que sean capaces de ver problemas que otros no sabrían identificar.

Tecnología, ciudad y seguridad

La movilidad urbana representa un ejemplo sencillo de estos servicios para el ciudadano, ya que hay una interacción clara de con ellos. Asimismo, la tecnología también resulta beneficiosa para la administración pública, favoreciendo a la gestión del agua, residuos, alumbrado, entre otros, monitorizando y analizando los costes de dichos sistemas para elaborar planes de ahorro a largo plazo.

Pero por encima de todo, hay que destacar que la mayor prioridad para cualquier urbe siempre será la seguridad ciudadana. En esa línea, los sistemas de seguridad son un elemento básico a tener en cuenta para una "smart city". Como parte de su evolución, los distintos mecanismos tecnológicos de las ciudades, movidos por esta red urbana de "Internet de las cosas", han brindado importantes avances para salvaguardar a la población.

Las tecnologías de comunicación actuales nos permiten dar señales de alarma y realizar un seguimiento de puntos críticos en tiempo real, de forma mucho más exhaustiva. Sensores de todo tipo y cámaras de vigilancia inteligentes pueden monitorizar en todo momento a personas en riesgo potencial, revisando lugares conflictivos. La gente puede ser advertida con señales remotas automáticas, siendo alertada del problema para reaccionar mejor ante él con mayor criterio e inmediatez. Esto sirve también para reducir costos en cuanto a efectivos de seguridad.

El ámbito de las "smart cities" es muy amplio, variado, y con muchos actores involucrados según la posición que se quiera formar. Para conformarlas se requiere de técnicos especializados en tecnologías de sensores, comunicaciones, administración de datos, aplicaciones, entre otros, e incluso gestores de diferentes áreas y proyectos con conocimientos mucho más amplios. Un proyecto de esta magnitud requiere de una visión estratégica transversal, consciente del impacto que pueda tener cada acción en cualquier otra área de gestión de la ciudad.

Necesitamos profesionales que puedan analizar las ciudades desde un punto de vista holístico, que sean capaces de ver problemas que otros no sabrían identificar. Éstos deben descubrir interacciones y repercusiones más allá de una vertical o un servicio concreto, y mostrar destreza para, con en el uso de las tecnologías actuales, poder definir las soluciones de las ciudades del futuro.

¿Puede un cambio en la movilidad de las personas suponer también una mejora en su seguridad ciudadana?

Auspicios