Los pasos de los ejecutivos que marcan la diferencia

user-pic

Los requerimientos en las empresas son cada vez más apremiantes, lo que ha llevado a los ejecutivos a realizar las gestiones de manera muy práctica y pragmática. Es usual entonces que terminen por responder a los desafíos y demandas a medida de que estos surgen y sin una planificación previa. En medio de este panorama empresarial aparecen ejecutivos que marcan la diferencia al conseguir un crecimiento de la estructura gerencial que se traduce en un buen gobierno corporativo, explicó Roque Rabechini, profesor del Diploma Internacional en Gerencia de Proyectos de ESAN.

1500x844_ejecutivos_exito.jpg

Rabechini indicó que para alcanzar lo que se denomina gobernanza corporativa, una empresa puede pasar por cinco niveles de gestión diferentes. En el primer nivel, según el profesor de ESAN se encuentran las empresas que tienen un bajo índice de gestión. Este se evidencia cuando por ejemplo se solicita a un equipo de trabajo que realicé un presupuesto y al momento de responder al requerimiento no cuenta con un formato, ni plantillas, ni sistemática de recopilación de datos.  

"En este primer nivel los gerentes tienen una percepción de caos, de que todo se hace a último momento", agregó Rabechini. Y es que la gestión en una empresa que se encuentra en este nivel se cumple a través de solicitudes es decir, que esta responde a los pedidos conforme estos surgen. No existe organización formal, ni una cultura empresarial que fomente el desarrollo de la gestión por lo que, no se cuenta con procesos organizados que los miembros de una empresa siguen siempre.

Gerentes que marcan la diferencia

Frente a los problemas que surgen en una empresa que se encuentra en el primer nivel, Rabechini explicó que los gerentes que marcan la diferencia son los que se dicen "yo necesito hacer una organización de esto". Así, los buenos gerentes se preparan para llegar a un segundo nivel gerencial. Nivel que se caracteriza porque "en el existe un lenguaje de trabajo común entre los miembros de una empresa y se empiezan a establecer ciertos procesos". Por ejemplo, en este caso, cuando surge la necesidad de hacer un presupuesto el equipo se pregunta ¿qué datos deben entrar?, ¿cuáles son los procedimientos que se requieren para elaborarlo?, y ¿qué involucra la entrega de este requerimiento?

Una vez que los dos primeros niveles son superados y se alcanza el tercer nivel, el profesor de ESAN indicó que se puede decir que "la gestión adquirió madurez". Situación que se traduce en que todos los procesos se encuentran encajados y que se tiene una cultura gerencial que todos los miembros de una empresa siguen repetitivamente. En este punto, los objetivos de las empresas son más claros y directos y hay un sistema de información y comunicación con todos por lo que es posible tener indicadores de desempeño". 



Para Rabechini, una prueba de falta de gobernanza en una empresa ocurre cuando un profesional se marcha y con él se va mucho del conocimiento.

Respecto a estos indicadores, Rabechini agregó que en el primer nivel es difícil tenerlos porque los stakeholders de la empresa no comprenden como hacer las mediciones. En el segundo nivel si es posible ubicarlos conceptualmente. Respecto al tercer nivel se indicó que en este se desarrollan los indicadores como si se tuvieran todos los KPI (key performance indicator), que son conocidos también como indicadores clave de rendimiento.  

Rabechini destacó que para desarrollar y alcanzar una buena gobernanza corporativa "fundamentalmente se requiere tiempo" pero también que todos los miembros de una empresa "entiendan la importancia de un cambio de la cultura empresarial".  "Un gerente o ejecutivo tiene que desarrollar su gerencia con muchos procedimientos, procesos y reglas, esa es la diferencia que existe entre aquellos que son maduros respecto a los que no lo son". Según el también PhD en Ingeniería Industrial de la Escuela Politécnica de la Universidad de Sao Paulo, "en general es posible decir que con madurez se obtendrán buenos resultados".

Sin embargo, hay otros dos niveles más que una empresa puede alcanzar en términos de gobernanza. Por ejemplo, para llegar al cuarto nivel el empresario necesita hacer comparaciones gerenciales. "Si se considera que una gestión está bien hecha, pero gran parte de las empresas lo hacen de diferente manera, entonces es importante hacer comparaciones. El gerente debe observar que sus indicadores están hechos con calidad, cumplen estándares y averiguar si hay certificaciones gerenciales que alguna asociación pueda brindarle", aclaró Rabechini. Sobre el quinto nivel, el experto en Gestión de Proyectos explicó que este tiene un símil con la felicidad, "es una constante búsqueda" por mejorar.

Alcanzar el quinto nivel de desarrollo gerencial no solo es posible para aquellos que inician un emprendimiento y desde el comienzo asentaron las bases de una correcta gobernanza, sino que también puede ser aplicado en empresas que llevan mucho tiempo funcionando sin ella. Pero, ¿cómo identificar si una empresa carece de gobernanza?

Síntomas de falta de gobernanza

Para Rabechini, una prueba de falta de gobernanza en una empresa ocurre cuando un profesional se marcha y con él se va mucho del conocimiento. "El conocimiento tiene que ser organizado por procesos y por un sistema de información de tal manera que cuando un funcionario sale de su organización los conocimientos quedan y se tiene la seguridad de que la persona que ocupará el puesto los comprenderá".

Otra característica de las empresas que carecen de gobernanza es que estas no capacitan al nuevo miembro del equipo en los procesos que su función requerirá. Y es que una empresa con una buena gobernanza por el contrario, si se preocupa por la capacitación del nuevo integrante. "En el caso del Metro de Sao Paulo, proyecto en el que participé, se tomó la decisión de que cuando un nuevo profesional llegara se desarrollaran entrenamientos de todos los procesos. Así, se determinó que cada uno tiene que desarrollar cursos antes de empezar a laborar".

Para aquellas empresas que carecen de gobernanza y desean desarrollarla, Rabechini recomendó que se seleccione un conjunto de procesos  y se busque alcanzar madurez en ellos. "No es necesario querer abarcar todo, se pueden seleccionar solo 3 o 4 procesos y ser maduro en ellos para luego elegir otros procesos más que se quieran desarrollar".

El profesor de ESAN dio además otro consejo importante, que es "tener paciencia porque los resultados aparecerán pero no de manera inmediata".  Rabechini explicó que si bien muchos ejecutivos desean resultados rápidos deberán comprender que esta inversión toma tiempo. Por ello es una buena idea que a medida de que se obtengan los resultados estos se presenten tanto a los gerentes como a los miembros del equipo.

Si bien aplicar la buena gobernanza en una empresa puede parecer y efectivamente es un proceso que toma tiempo y genera costos, a la larga su aplicación resulta muy beneficiosa. Y es que como comentó Rabechini "cuando los resultados aparecer, entonces los miembros de una empresa empiezan a tener mayor capacidad de resolución de nuevos problemas".  

Auspicios