Los 70 no son el límite

user-pic

Ampliar el límite de edad para la docencia es aprovechar mejor la capacidad humana. A continuación, cuatro razones para respaldar que las universidades públicas no tengan que desprenderse de sus catedráticos mayores de 70 años.

1500x844_universidades_publicas.jpg

El 10 de noviembre, el Congreso de la República decidió modificar el límite de edad, de 70 a 75 años, para que los docentes de las universidades públicas trabajen a tiempo completo. Considero que esta norma es pertinente y actualiza la legislación. De igual modo, es importante considerar que no debería tener un carácter retroactivo.

En total, nueve proyectos de ley presentados en la Comisión de Educación del Congreso de la República buscaban levantar el límite de 70 años de edad establecido en el artículo 84 de la Ley Universitaria. Algunos proponían que sea a 75 años, otros a 80 y algún otro procuraba que no exista límite. Finalmente, se impuso la razón y entre todos esos proyectos, prevaleció el que establecía los 75 como edad límite para ser profesor ordinario (principal, asociado y auxiliar) en universidades del Estado.

Hay varias razones para respaldar la medida tomada. Según el Aplicativo Informático de Recursos Humanos del Sector Público (AIRHSP), en los dos últimos años unos 340 catedráticos mayores de 70 fueron invitados a dejar el claustro en 21 universidades públicas del país y se prevé que sean más de 3 000 los que saldrán en los próximos diez años.



Cuatro razones

En primer lugar, las personas deben poder trabajar hasta que sus capacidades se lo permitan, y cada vez más personas llegan a los 70 años con sus habilidades enteras debido a que hoy existe una mayor consciencia de la salud previsional: se hace más ejercicio y se come más sano. Ello se ve reflejado en el aumento de la esperanza de vida, por ejemplo, en 2015, la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP elevó la esperanza de vida de los pensionistas de las AFP de 84 a 87 años para los hombres y de 87 a 90 años para las mujeres; en tanto que el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) aumentó a 74.6 años el promedio nacional (72 años en hombres y 77.3 en mujeres).

En los dos últimos años unos 340 catedráticos mayores de 70 fueron invitados a dejar el claustro en 21 universidades públicas del Perú.

Una segunda razón para respaldar la norma aprobada en el Congreso es la obligación de aprovechar el "saber cómo" que adquiere una persona que llega a los 70 años.  Los jóvenes perderían muchas oportunidades de aprendizaje al no contar con estos docentes e investigaciones, quienes tienen mucha sabiduría para transmitir.

Una tercera razón es el networking. En esta vida, más aún en la vida académica, construir una red de contactos internacionales es complicado y algo que solo se consigue con los años, por lo que, en general, son las personas con más edad, que han tenido más colegas, más alumnos, más graduados, quienes tienen más contactos. En una actividad como la académica, que una institución renuncie tan pronto a utilizar la red de contacto de sus profesores más experimentados, sería poco adecuado. La red de contactos hay que aprovecharla al máximo y el mayor tiempo posible.

Finalmente, y como cuarta razón, la experiencia y conocimientos de los docentes e investigadores mayores a 70 años puede ser aprovechada para la dirección de proyectos de gran responsabilidad. Aquí se pueden señalar los proyectos de investigación, la gestión de facultades o la dirección de las mismas universidades.

Auspicios