¿Qué es realmente una "smart city"?

user-pic

Una "smart city" es más que una ciudad que emplea sistemas tecnológicos. Para dicho concepto, en realidad, lo más importante es la sostenibilidad de las grandes urbes en distintos aspectos.

1500x844_smart_city.jpg

El concepto de "smart city" se encuentra en constante evolución, recibiendo aportaciones de múltiples campos de investigación, desarrollo e innovación. Aunque cuenta con distintas definiciones, para quien escribe se trata de una ciudad que, pese las grandes oleadas migratorias que recibe -como las de Lima en su momento, llegando a reunir a un tercio de la población peruana-, es capaz de consolidar tres tipos de sostenibilidad: medioambiental, social y económica.

Hoy disponemos del "Internet de las cosas", con sensores, móviles y múltiples dispositivos que nos permiten tener una monitorización en tiempo real de lo que ocurra en cualquier punto del planeta. Por otro lado, los sistemas analíticos de Big Data también nos permiten procesar ese gran volúmen de datos en bruto para extraer información relevante en cuanto a gestión y planificación de la ciudad. 

El concepto de "smart city" se encuentra en constante evolución.

Dicho esto, aunque parezca lógico relacionar siempre a las "smart cities" con la tecnología, dicha noción podría ser falaz. En el objetivo de alcanzar la sostenibilidad y abordar los retos urbanos de los próximos años, de gestionar grandes poblaciones y repartir los recursos limitados disponibles, la tecnología no es más que una herramienta más. 

Puntos clave para una "smart city"

• Mejorar los servicios ofrecidos para la ciudad y el acceso a ellos dentro de las posibilidades. Los ciudadanos deben ser integrados a estos sistemas de gestión, buscando la mayor participación de la gente.

• Ofrecer un modelo económico sostenible en el tiempo, aumentando la competitivdad de la ciudad y la captación de talento e inversiones.

• Aumentar la eficiencia en el uso de los recursos medioambientales, energéticos y humanos, entre otros. 

En la búsqueda de esta sostenibilidad encontramos como piedra angular ese modelo PPPP (Public-Private-People Partnership), un modelo de colaboración y de "all-win" entre las administraciones públicas, entidades privadas y el ciudadano de a pie. Encontrar ese modelo adecuado para cada ciudad, con las características peculiares, problemáticas y oportunidades de cada una de ellas es el desarrollo de una verdadera Smart City. 



Auspicios