Una revisión a los proyectos de ley de control de fusiones y adquisiciones

user-pic

Las recientes fusiones que se produjeron en el sector farmacéutico y en el de comercialización de combustibles reactivaron el interés del Congreso sobre el control de fusiones y adquisiciones. A los dos proyectos de ley presentados en 2016 se le han sumado otros tres que ya fueron presentados a la Mesa Directiva del Congreso.

1500x844_reconstrucción_norte.jpg
Fuente: Agencia Andina

¿Será beneficioso para el Perú que una ley controle las fusiones y las adquisiciones? Se trata de una pregunta difícil de responder porque en el país hay muchas leyes que no se respetan o que no se aplican adecuadamente. Establecer barreras burocráticas como por ejemplo, esperar la aprobación de una fusión empresarial puede perjudicar a las empresas pues una fusión o adquisición genera sinergias, menores costos, más competitividad y rentabilidad para sus accionistas.

Respecto al interés mostrado por el Congreso sobre el control de fusiones y adquisiciones, es importante tener en cuenta que ya existe un marco legal para que el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) se pronuncie sobre las fusiones y sancione el comportamiento abusivo de oligopolios o monopolios. Sin embargo, se sabe que Indecopi demora años en sancionar conductas anticompetitivas y de concertación de precios, y lo hace solo en los casos en donde interviene y logra probarlo. Un ejemplo reciente fue el del mercado lácteo dónde debido a las protestas de los ganaderos se supo que estos vendían a la industria el litro de leche a un sol cuando el  producto llegaba a los consumidores a tres o cuatro soles el litro. El costo de acopiar, procesar, envasar y distribuir  este producto no debería ser más de 30 %, de ninguna manera debería alcanzar el 300 %.  

¿Qué hacer?

Antes de crear una regulación y diseñar una ley es necesario tomar en cuenta las experiencias de los países que tuvieron éxito aplicando una. Y es que existen leyes utilizadas en otros lugares del mundo que deben aprovecharse y adecuarse a la realidad del Perú, no es necesario inventar la pólvora.



Queda entonces esperar que la norma que se apruebe para el control de las fusiones y adquisiciones no sea otro ejemplo más de leyes ineficientes.

Por ejemplo, uno de los proyectos de ley presentados en el Congreso propone que la supervisión se aplique a operaciones que excedan los 15 000 000 de dólares o de empresas que tengan venta anuales mayores a 50 000 000 de dólares. ¿Por qué se eligieron esos rangos?, ¿En qué modelo o caso de éxito se basaron para proponer un proyecto así? Suena más razonable que se regulen operaciones que impliquen una concentración en el mercado (porcentaje de ventas sobre el total del mercado relevante analizado). Cada mercado es diferente en ventas y en el valor de los activos de los participantes.

Sobran ejemplos de mala regulación como el caso de la propuesta de ley para prohibir la publicidad estatal en lugar de proponer una norma que regule su uso. Otro ejemplo es el de la normatividad del sistema privado de pensiones, donde se optó por la comisión por saldo acumulado. Una medida que fracasó en Chile y que a nivel mundial no se usa debido a que minimiza la competencia entre los fondos de pensiones, genera una mayor concentración del mercado y comisiones elevadas para los aportantes.

Queda entonces esperar que la norma que se apruebe para el control de las fusiones y adquisiciones no sea otro ejemplo más de leyes ineficientes. Es importante para ello analizar las experiencias internacionales y que expertos en economía y regulación se encarguen de adecuarlas a la realidad peruana.

Auspicios