Cuando la creatividad se convierte en ilegalidad

user-pic

Con la llegada del mundial cada cuatro años, es una tradición la emisión de álbumes de figuras intercambiables. No obstante, las acusaciones de incumplimiento de normas de uno de ellos, invita a revisar los límites de la innovación en el mercado.

1500x844_3_reyes.jpg

En el Perú este año se comenzaron a comercializar dos álbumes del mundial Rusia 2018. Uno, el álbum Panini que cuenta con la licencia internacional para su distribución y el otro de marca 3 Reyes.  

Las diferencias que ofrecía el 3 Reyes, se enfocaba en peruanizar el modelo tradicional del álbum oficial. Se agregaron secciones exclusivas que incluían a más jugadores peruanos según el avance de la convocatoria y regalos con motivos de la selección peruana. Asimismo, algunas figuras tenían contenido multimedia que permitía interactuar con ellas por medio de aplicaciones. A todo esto, se sumaba el hecho de que las figuras eran más grandes que las del álbum oficial, pero a un precio menor. 

No obstante, todos estos atributos comerciales que podrían haber creado una competencia interesante para los consumidores se desbaratan frente a una acusación de incumplimiento de normas de derechos de autor planteada por el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi).

 



La creatividad se convierte en ilegal cuando vulnera y lesiona los derechos de terceros, agotándose ahí la innovación saludable en el mercado.

Las normas de propiedad intelectual buscan proteger los derechos de los titulares o creadores permitiéndoles gozar de los beneficios que se deriven de sus obras o de la inversión realizada con relación a una creación. Por ello, el uso de imágenes con derechos de autor protegidos se encuentra permitido para comercialización únicamente bajo autorización del titular. 

Creatividad con legalidad

La creatividad empresarial es celebrada en el mercado peruano y promovida como una necesidad para la innovación. En este caso, la propuesta de la empresa sancionada traía elementos que de haber sido empleados cumplimiento con las normas, podrían haber competido de forma correcta por el interés de los consumidores. Sin embargo, la creatividad se convierte en ilegal cuando vulnera y lesiona los derechos de terceros, agotándose ahí la innovación saludable en el mercado, puesto que como ocurre en la informalidad, se reducen costos que si deben ser considerados. 

Queda por supuesto espacio para aguardar la defensa que presente 3 Reyes a la medida implementada y confirmar si las acusaciones son certeras, sin perjuicio de ello quedan algunas conclusiones iniciales: 

Con las licencias adecuadas, un producto nacional podría haber competido con el modelo del producto internacional al traer innovaciones al formato común, por medio de la adecuación específica al mercado peruano. 

La innovación en el mercado debe ir acompañada de legalidad y no ser entendida como un medio de informalidad, más aún, cuando existen precedentes de empresas sancionadas en años anteriores por causas similares. 

La ejecución del cumplimiento de normas de propiedad intelectual incentiva la innovación en el mercado, pues otorga a los titulares o creadores la posibilidad de solicitar y/o esperar el resguardo legal correspondiente.

Auspicios