Propuesta de retiro de 80% de CTS para inicial de vivienda es cortoplacista

user-pic

Conozca cuáles son los alcances del proyecto de ley que plantea que los trabajadores puedan retirar hasta el 80 % de su Compensación por Tiempos de Servicios (CTS) para destinarlos al pago de la inicial de una vivienda.

1500x844_cts_peru.jpg

El Gobierno viene tratando de relanzar el Producto Interno Bruto (PBI) de construcción, primero con el uso del 25 % sobre el Fondo de Pensiones y ahora con la propuesta de ley sobre el uso del 80 % de la CTS. Con ello, se busca que una persona de 30 a 35 años, que desea adquirir un inmueble, tenga la posibilidad de obtener con estas medidas el 10 % del valor de un inmueble promedio, lo que correspondería a la cuota inicial; luego pagaría una cuota mensual por un plazo de 20 a 30 años.

Por lo general, las personas tienen de cinco a seis sueldos ahorrados y el propósito de este fondo es asegurarte ante una contingencia de desempleo. Siendo así, el proyecto de ley que propone otorgar el 80 % de la CTS para una inicial de una vivienda desnaturalizaría el fin del fondo que es tratar de garantizar un ahorro. ¿Qué pasaría si esta misma persona que realizó el desembolso para la cuota inicial de un departamento pierde su trabajo?

Proyecto a cortoplacista 

Este proyecto de ley se ve más como una miopía (medida cortoplacista). Si bien puede aliviar la economía y el sector inmobiliario unos tres o cuatro años, en el largo plazo traería consecuencias negativas, especialmente ante la presencia del desempleo.

El boom inmobiliario que se tuvo en el segundo gobierno de Alan García no lo vamos a tener ahora, ni con estas medidas, pero quizá lo que quiere hacer el Gobierno es al menos evitar que haya una caída, siendo el sector construcción casi un 15 % del PBI, y que encadena al mismo tiempo servicios, comercio y otros sectores.



Si bien puede aliviar la economía y el sector inmobiliario unos tres o cuatro años, en el largo plazo traería consecuencias negativas, especialmente ante la presencia del desempleo.

De aprobarse el proyecto de ley, ayudaría en uno o dos puntos al crecimiento del PBI, reactivando las provincias del país en mayor énfasis, donde la demanda insatisfecha se da en casi todos los sectores. Pero, a nivel de Lima tenemos lo siguiente:

La brecha inmobiliaria en el sector A-B prácticamente está cerrada, no se ve una demanda insatisfecha, además sumado a que ya no hay terrenos en Lima. Lo que se propone es expandirse hacia otras zonas como Lurín y Pachacamac, siendo responsabilidad del Gobierno buscar espacios más satélites, las que responden a una inversión fuerte en infraestructura para conectarnos e ir saliendo de los cuellos de botella. En el sector C-D aún existe una demanda insatisfecha, sin embargo, el costo del terreno no incentiva la construcción.

Para trabajar a largo plazo corresponde cerrar la brecha de infraestructura. Lima -una ciudad con más de 10 000 0000 de habitantes- necesita un tren eléctrico, un subterráneo, un sistema público de acceso directo al aeropuerto, entre otras obras de vital importancia. También, necesita que las personas tengan una cultura de ahorro, lo que va de la mano con la educación, resultando interesante un curso de educación financiera en los colegios, a fin de evitar situaciones como las medidas cortoplacistas que desnaturalizan el ahorro en general y el ahorro previsional.

Auspicios