Periodo de prueba: tiempo de evaluación

user-pic

El periodo de prueba no es un tiempo para despedir colaboradores de forma libre y repentina, sino de evaluación constante para definir qué perfiles se acoplan mejor a nuestra organización.

1500x844_periodo_prueba.jpg

La existencia de un mundo competitivo obliga a las empresas a contar con el personal idóneo para lograr sus objetivos, siempre mediante los mecanismos legales adecuados. La legislación laboral vigente no es ajena a esta necesidad y regula el periodo de prueba. Este lapso al inicio del contrato permite al empleador evaluar el desempeño de los trabajadores para prescindir de aquellos que no tengan el rendimiento deseado y mantener a los que sí respondan a sus expectativas. 

Este periodo no está pensado para que el trabajador evalúe el desempeño de su empleador, ya que siempre podrá extinguir su contrato con una carta de renuncia. Una vez que finalice este tiempo, el empleador solo podrá despedir al colaborador por causa justa, sin posibilidad de ejecutar un despido arbitrario y pagar la compensación económica establecida por ley, ya que la jurisprudencia constitucional ha establecido que el daño generado por despido arbitrario solo puede ser reparado con la reposición en el trabajo. 

El objetivo del periodo de prueba es permitir al empleador corroborar la idoneidad de los trabajadores para ocupar determinados puestos de trabajo y cumplir sus funciones respectivas.

Realidad peruana

La legislación laboral vigente establece que el periodo de prueba es de tres meses. Una vez superado, el trabajador adquiere protección contra el despido arbitrario, sea contratado a plazo indeterminado como fijo. La excepción son los colaboradores a tiempo parcial, que no tienen esta protección. Se precisa que es posible ampliar el periodo de prueba a seis meses si se trata de trabajadores de confianza o técnicos especializados, y a doce meses si son trabajadores de dirección.



El objetivo del periodo de prueba es permitir al empleador corroborar la idoneidad de los trabajadores para ocupar determinados puestos de trabajo y cumplir sus funciones respectivas. No se trata de un periodo para el despido libre, como la jurisprudencia lo ha entendido por equivocación. 

La autoridad jurisdiccional ha señalado en reiteradas ocasiones que este periodo es un plazo durante el cual el empleador puede dar por terminada la relación laboral sin necesidad de expresar causa justa prevista en la ley. Teniendo en cuenta la finalidad del periodo de prueba, es necesario que las empresas implementen un proceso interno y especial para evaluar a los trabajadores en periodo de prueba, con periodicidad mensual, y darles la posibilidad de superar las deficiencias que se identifiquen. Luego se puede proceder con la extinción del contrato, sin incurrir en riesgos legales. 

Este proceso es de singular importancia, si consideramos que hace unos meses la Corte Suprema reconoció el pago de indemnización por daño moral a una trabajadora contratada a plazo indeterminado y despedida durante el periodo de prueba. ¿Qué estrategia recomendarías para cambiar este concepto? Bríndanos tu opinión.

Auspicios