Las ventajas de un buen gobierno corporativo en nuestra organización

user-pic

La corrupción genera riesgos constantes en las empresas, como la desconfianza. En este contexto, un buen gobierno corporativo puede ayudar a superar problemas que afectan a las organizaciones.

1500x844_ventajas_gobierno_corporativo.jpg

Apostar por un buen gobierno corporativo puede ser opcional para algunas empresas, pero está condicionado con el cumplimiento de reglas, ser una empresa formal, el respeto a los derechos de nuestros empleados y evitar realizar acciones que afecten nuestra imagen de marca. El gobierno corporativo brinda una serie de beneficios para alejar a nuestra organización de la corrupción, problema que es común en los sectores público y privado.

Un problema que involucra a todos

En el sector privado hay, muy a pesar nuestro, CEO prepotentes que desprecian y mienten de manera descarada a los accionistas, los verdaderos dueños de la empresa. En el sector público hemos visto recientemente a congresistas ofendidos e indignados al evidenciarse la compra de televisores para ver el Mundial Rusia 2018 o toda la caja de pandora que se abrió a raíz de los audios que involucran a jueces. La negación es habitual, pero en países anglosajones, la mentira es abyecta y descalifica de inmediato al mentiroso. En países como el nuestro, mentir es casi un valor y motivo de premios.

En el Estado observamos un órgano de control ineficiente. La Contraloría General de la República solo puede verificar si un proceso de compra fue bien hecho y si se cumplieron todos los pasos, pero no objeta el hecho de la compra. En un país acostumbrado a concesionar obras millonarias en concursos de un solo postor, nadie parece alarmarse. El problema real es que nos encontramos ante un sistema enquistado de impunidad.

En el mundo empresarial, los auditores externos e internos no dependen de la gerencia, sino de un comité autónomo, formado por expertos y encabezado por un independiente. El auditor debe ser rotado cada tres a cinco años y evitar que proporcione otros servicios como consultoría. Si no puede evitarse, debe minimizarse y asegurar que la empresa auditada no sea el único ni el principal cliente de la empresa auditora, que sus ingresos por consultoría no sean significativos y que estos no sean de finanzas, contabilidad ni impuestos.

Ejemplos cotidianos de corrupción

En la lucha contrasubversiva y contra el hampa, hubo resultados cuando se ofrecieron recompensas, como si se tratara del Viejo Oeste. Se supone que ahora también se obtienen resultados con la delación premiada y los testigos protegidos. Sin embargo, los delincuentes descubiertos fingen arrepentimiento y delatan a otros para bajar sus penas, como sucede con Marcelo Odebrecht. En realidad, se arrepienten de haber sido descubiertos.

En este proceso, no se pone a contribución al whistelblower, un personaje que no es delincuente, sino testigo de una irregularidad de la cual no desea ser cómplice. ¿Cómo advertir al regulador y a la autoridad de un engaño? Más allá de una frívola denuncia, el testigo debe aportar pruebas mínimamente creíbles para iniciar una investigación. Si bien no quiere reconocimiento ni premios, tampoco desea ser identificado ni posteriormente sancionado por la institución que desempeña, lo mismo que a sus compañeros.



La mejor forma en que tú mismo puedes decir que eres bueno es que otro lo diga por ti o que tus acciones hablen por sí mismas.

La desconfianza y sus consecuencias

En las relaciones de la empresa con sus stakeholders, el buen gobierno corporativo repercute en la asimetría de información, el riesgo moral y la selección adversa. Al iniciar una transacción comercial, laboral o de otro tipo, existe el riesgo de que la otra parte decida incumplir su palabra, aun por escrito. Este acto oportunista se considera riesgo moral y desencadena una selección adversa: si esta parte fue expuesta mintiendo o defraudando, a partir de ese momento todo lo que diga es mentira y todo lo que firme es fraudulento.

A su vez, esta situación generará una minimización de ofertas en el mercado, que exigirá una prima alta por incumplimiento, ya que ahora es consciente del alto riesgo de que no se cumpla la promesa. La asimetría de información es inherente a la condición misma de una negociación o transacción entre las dos partes. Una empresa u organización puede decir que es "buena" en lo que hace, aun cuando en verdad no lo sea, y es imposible distinguir de ese modo a las realmente buenas o malas.

En ese contexto, ¿qué podemos hacer para distinguir unas de otras? La mejor forma en que tú mismo puedes decir que eres bueno es que otro lo diga por ti o que tus acciones hablen por sí mismas. Lo importante es emitir señales fidedignas y muy complicadas de falsificar. De esa forma, las organizaciones que posean estas cualidades no intentarán siquiera emitir falsas señales.

¿Qué acciones realizan en tu organización para evitar estos problemas? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios