Ecosistema empresarial: la clave para la competitividad

user-pic

Para que una empresa tenga éxito, ésta ya no debe enfocarse solo en lo que hace como modelo de negocio, sino que debe expandirse a otras organizaciones para liderar el emprendimiento.

1500x844_ecosistema_empresarial.jpg

Actualmente, existen tres fuerzas de cambio: la fuerza de la red, la de los datos y de la plataforma; en ésta última tenemos como ejemplo a Facebook, LinkedIn y Twitter, donde millones de usarios se conectan.

El concepto de cadena de valor tradicional, popularizado por el economista estadounidense Michael Porter, que va desde la materia prima, ensamblaje, producción, distribución y venta, es importante pero ahora también lo es la cadena de valor triangular. Esta cadena se basa en las tres fuerzas del cambio que mencionamos y que se desempeñan en el plano digital, en las plataformas, que a su vez sirven como un lugar de intercambio que conecta a los productores y consumidores.

Ecosistema digital 

Para hablar de estas tres fuerzas es muy importante entender el concepto de ecosistema digital, que no es más que un espacio donde los miembros que la integran pueden competir o colaborar entre ellos, pero coexistiendo y progresando juntos hacia un mejor servicio al cliente.

Si "aterrizamos" estos conceptos a los negocios, nos topamos ante una realidad que nos exige saber conectar y gestionar el ecosistema empresarial. Aquí, la clave y el éxito es la colaboración y la innovación conjunta, así como un agente que lo lidere. Ya no se trabaja individualmente. Ya no es el back office, el 'cómo soporto', ahora es el out office 'cómo trabajo' con las redes sociales, para tener un contacto con el cliente.



Para que una empresa tenga éxito, ésta no debe enfocarse solo en lo que hace como modelo de negocio, sino en expandirse y unirse a otras organizaciones para liderar el emprendimiento.

La pregunta crucial que surge ante este contexto de cambio es: ¿cómo cambia la estrategia cuando se trabaja no desde un punto de vista organizacional sino desde una estrategia de ecosistemas? Antes se pensaba trabajar internamente con los empleados como activo más importante de la estrategia, ahora adicionalmente hay que buscar también conexiones y aliados hacia afuera, y si uno carece de esos recursos debe buscar unirse a otros actores que puedan ayudar a enfocarnos con los clientes, siempre con el fin de ofrecer un mejor servicio. En el caso de la investigación- por ejemplo-  antiguamente las empresas se proyectaban a ser más fuertes porque tenían el mejor departamento de investigación y desarrollo, actualmente no se piensa de esa manera, se trabaja con el concepto de innovación abierta, donde se recurre a múltiples fuentes externas para impulsar la innovación.

Expansión y alianzas 

Entonces, para que una empresa tenga éxito, ésta no debe enfocarse solo en lo que hace como modelo de negocio, sino en expandirse y unirse a otras organizaciones para liderar el emprendimiento. El reto de las organizaciones no solo será velar por su cadena de valor, sino cómo la conecta con sus diversos grupos de interés y aliados, y en cómo gestiona el ecosistema.

Un punto importante es que la consolidación de alianzas será el nuevo reto de las organizaciones. La idea es formar una red de colaboración, tener relaciones de confianza y reglas claras en el que todos ganen, siempre de una manera justa. Por ejemplo, el modelo de negocio de Facebook, utiliza una plataforma que conecta a la gente, la provee de contenido y conecta los desarrolladores que le da la plataforma abierta para que lo desarrollen y mejoren dicha plataforma, pero eso está conectado con su mercado, con sus clientes.

Finalmente, el reto de las empresas acerca de la sostenibilidad es formar ecosistemas, gestionarlos eficientemente, trabajar de forma colaborativa y bajo el concepto de innovación abierta, lo que permitirá obtener organizaciones más ágiles que respondan rápidamente al mercado, en el marco de una cultura de alta competencia y confianza. 

Auspicios