Gobiernos locales y regionales: ¿Qué esperar tras los comicios municipales y regionales?

user-pic

Las nuevas autoridades tienen la responsabilidad de designar funcionarios experimentados y con ética para integrar su equipo de trabajo. Solo así garantizarán una gestión eficiente ante los ciudadanos que los eligieron.

1500x844_gestion_regional_municipal.jpg
Fuente: Agencia Andina

Al finalizar las elecciones municipales y regionales, el país ha ingresado a una etapa en que las nuevas autoridades tienen la responsabilidad de elegir a los funcionarios que los acompañarán en su trabajo durante los próximos cuatro años. Las decisiones que se tomen repercutirán para bien o para mal en los proyectos en desarrollo y la eficiencia de las futuras gestiones. 

Es fundamental que las personas seleccionadas cuenten con experiencia y se encuentren capacitadas para realizar labores de gestión. Al mismo tiempo, deben poseer una solvencia moral y ética que les permita realizar una labor eficiente y transparente, con un cumplimiento estricto de las normas legales y la clara intención de servir a la comunidad o región. 

El proceso de selección

Las nuevas autoridades deben evaluar a conciencia y de manera objetiva a los funcionarios que lo acompañen en el éxito ofrecido a sus electores, o arriesgarse al fracaso por una mala elección. La clave es una revisión minuciosa de los CV para evitar sorpresas a futuro y que estas deterioren la imagen de la gestión: funcionarios procesados, deudores, antecedentes negativos o irresponsabilidad que haga inviable el trabajo.



Con información útil, correcta y necesaria, los funcionarios designados lograrán una gestión con la fluidez que se requiere desde los primeros días.

Esta evaluación es requisito indispensable para designar determinados cargos, con respeto a las normas internas y externas. Si la elección es correcta, las gestiones podrán iniciarse correctamente, sin tener que realizar una etapa previa de aprendizaje en el campo durante los primeros meses y con las consecuencias que acarrea esta situación a corto, mediano y largo plazos (dilación de procesos y plazos). 

¿Cómo ser más eficaz?

Cuatro años de gestión es un periodo muy corto para lograr una gestión eficiente con funcionarios inexpertos. Un plazo aún más corto si consideramos que la administración se paraliza durante el aprendizaje, es decir, cuando se corrige lo que se aprendió mal y se da cuenta de las deficiencias existentes. Quienes integren el equipo de transferencia de gestión administrativa deberían ser los mismos que después ocuparán los cargos. 

Con información útil, correcta y necesaria, los funcionarios designados lograrán una gestión con la fluidez requerida desde los primeros días. Lo vital es asegurar que estos profesionales sean de confianza para que las nuevas autoridades puedan empoderarlos sin que luego tengan que preocuparse. Así, la administración se volverá más fluida y menos burocrática. 

Trabajo en equipo

Es saludable que en cada gobierno exista un respeto entre lo técnico y lo político. En este escenario, el técnico debe respetar las decisiones políticas. A su vez, el político debe respetar las decisiones de carácter técnico y normativo para una decisión final más armoniosa y en beneficio de la comunidad. 

Este binomio trabaja en equipo con habilidades que se complementan para lograr propósitos en común y metas de las cuales son responsables solidarios. Para ello, hay que considerar aspectos como la motivación para fomentar un alto desempeño entre los colaboradores. Sin embargo, para que así funcione, siempre debemos partir por seleccionar a las personas idóneas. ¿Cómo debería evaluarse a los profesionales para que asuman cargos en el sector público? Cuéntanos tu opinión.

Auspicios