Una buena relación con los stakeholders para prevenir conflictos

user-pic

Una gestión adecuada de los grupos de interés permitirá que todos entiendan los objetivos del proyecto y el compromiso con el cuidado del medio ambiente local. A su vez, evitará el surgimiento de grupos hostiles que generen retrasos o estancamientos

1500x844_stakeholders_prevencion_conflicto.jpg

La responsabilidad social corporativa (RSC) permite a las empresas dirigir en base a la gestión del impacto de sus actividades en los clientes, empleados, accionistas, comunidades, medioambiente y la sociedad en general. Según el consultor y profesor de negocios austriaco Peter Drucker, la empresa es un organismo de la sociedad y su gestión debe considerar cómo afecta cada decisión en el bien común y aportar al fortalecimiento y armonía de la sociedad. 

Un problema con mucha historia

Las empresas deben incluir en sus procesos las preocupaciones sociales, medioambientales, éticas y de recursos humanos que se encuentren relacionadas con sus operaciones, proyectos y estrategias de colaboración estrecha con sus stakeholders. Nos referimos a personas o grupos que podrían afectar o ser afectados por las actividades que lleva a cabo la organización para alcanzar sus objetivos.



Es importante identificar y clasificar a todos nuestros stakeholders, además de analizar sus niveles de interés, expectativas individuales, importancia, poder e influencia.

Una vez que se entienda por qué es importante tomar en cuenta la visión de los stakeholders en la toma de decisiones de la organización, el siguiente paso será definir cómo se pondrá en práctica la gestión con ellos. Es probable que este proceso resulte complicado a la hora de llevarlo a la práctica, pero es importante alcanzar la satisfacción. 

Un ejemplo es la industria minera y petrolera en el Perú. Continúan los problemas originados por la falta de una adecuada gestión con los grupos de interés externos, sobre todo con los pueblos, las comunidades y las asociaciones campesinas cercanas a los proyectos. Estos inconvenientes generaron la paralización de proyectos, como Conga y Tía María, con enormes pérdidas económicas y sociales. 

Debemos considerar también los conflictos sociales relacionados con este tipo de proyectos a lo largo de la historia y hasta la actualidad, sobre todo por la falta de una gestión adecuada de stakeholders. Por eso, llama la atención que aún no se logre controlar o mantener este problema en una expresión mínima. Por el contrario, las debilidades en la gestión hoy son más visibles y evidentes que antes. 

Recomendaciones para una buena gestión

Una adecuada gestión gerencial de stakeholders con RSC requiere tiempo, compromiso y recursos. Como no es posible determinar el nivel de recursos necesarios durante la etapa inicial, es importante que los directivos con poder de decisión presupuestal se involucren en la gestión social y estén al tanto de esta para asegurar la alineación y compromiso de la empresa con sus objetivos. 

Es crucial identificar y clasificar a todos nuestros stakeholders, además de analizar sus niveles de interés, expectativas individuales, importancia, poder e influencia. El objetivo es determinar el impacto positivo o negativo que ellos puedan tener. Luego debemos elaborar un plan con estrategias de gestión y negociación que satisfagan las necesidades y expectativas de cada grupo de interés. 

El siguiente paso es desarrollar un plan de comunicaciones que nos permita explicar con claridad y transparencia los objetivos del proyecto y así evitar la aparición de grupos de interés que sean hostiles hacia nosotros. Por último, recomendamos realizar un monitoreo de las relaciones generales del ajuste de las estrategias y los planes de involucramiento. ¿Qué otras recomendaciones podrías brindar? Compártenos tus ideas.

Auspicios