Los aportes de la transformación digital al sector construcción

user-pic

La implementación de nuevas tecnologías asegura un seguimiento constante al avance de los proyectos de construcción. Toda la información puede almacenarse en la nube para facilitar el acceso a ella desde cualquier dispositivo digital.

1500x844_tecnologia_construccion.jpg

Las exigencias de los usuarios aumentan conforme avanzan la tecnología y la innovación en el mundo. En esta situación, es necesario que las empresas se mantengan a la vanguardia de la tecnología. Hoy, esta exigencia implica situarse dentro de los mejores competidores del sector en el que uno se encuentre. 

Nuevos retos tecnológicos

El sector construcción en el Perú se vio afectado por una serie de eventualidades que frenaron proyectos importantes. Sin embargo, su resurgimiento fue posible gracias a la implementación de nuevas tecnologías para impulsar la ejecución y culminación de los proyectos relacionados, cada vez más complejos y exigentes.



La clave para que la transformación digital impacte en una empresa es entender las necesidades del cliente.

Hoy los usuarios exigen más y mejores productos. Con el avance de la tecnología, crece la cultura de la innovación y todo ello recae en la transformación digital. Las empresas empiezan a adaptarse a estas nuevas exigencias y cultura digital, de forma que siempre se estudia la posibilidad de mejorar sus procesos de entrega, su relación con el cliente y el análisis de datos, entre otros aspectos. 

Como todo avance tecnológico fue establecido para potenciar a las empresas, el sector digital se ve en la constante necesidad de innovar sus procesos de desarrollo de servicios. Así, el desarrollo de las edificaciones debe ser cada vez óptimo en cuanto a eficiencia de costos y tiempos, teniendo como enfoque principal el bienestar del cliente. 

Innovación en el sector

Los avances tecnológicos son indispensables por diversos motivos, entre ellos: 

 

  • Un mayor acercamiento con el cliente para mantenerlo informado sobre sus proyectos en tiempo real.
  • Necesidad de los clientes por tener información automatizada y adecuada, acorde a la transformación digital en sus empresas.
  • Mejora de su experiencia durante el servicio para lograr un mejor posicionamiento.
  • Creación de ventajas competitivas y diferenciadoras ante potenciales competidores, en base a la cultura y la buena dirección para desarrollar estrategias digitales empresariales.
  • Mayor análisis de datos para mejorar el desempeño del producto o servicio.
  • Personalización del servicio, no solo siendo este un valor agregado, sino también desarrollando una estrategia de fidelización. 

La tecnología BIM es un conjunto de metodologías, tecnologías y estándares que permiten realizar el diseño, construcción y operación de la infraestructura de forma colaborativa en un espacio virtual. A su vez, permite prever posibles desperfectos hallados en planos, ubicando los diseños de plantas en diferentes dimensiones para que encajen de manera adecuada y la edificación pueda tener la estructura deseada. 

El desarrollo de nuevas aplicaciones permite a los usuarios realizar seguimiento al proyecto donde sea que se encuentre y en tiempo real, el cual también provee información del desempeño de cada involucrado en el proyecto y posibles retrasos. Por ejemplo, muestra el avance del supervisor de obras, del arquitecto de control de calidad, del supervisor de obras civiles, entre otros. 

Mediante una nube compartida, la empresa constructora y el cliente comparten información importante y confidencial del avance del proyecto. Al finalizar el servicio, la data se elimina o almacena, según decisión de la empresa. Según Harvard Business Review, del 2014 al 2015 hubo un incremento del 16 % en el uso de big data y del 15 % en el uso de la nube. 

Los desafíos a futuro

Para que la tecnología beneficie a la industria de la construcción, todos los involucrados deben incursionar en su uso, al mismo tiempo que los demás. Cuando se introdujo la tecnología BIM, no podía extraerse toda su capacidad porque los arquitectos o expertos de ingeniería no sabían manejarla. Aunque las constructoras o empresas de gerencia de proyectos la tuvieran, no podían integrar correctamente la información que generaba. 

La clave para que la transformación digital impacte en una empresa es entender las necesidades del cliente. La tecnología debe adaptarse a las necesidades y no lo contrario. No podemos implementar elaborados sistemas de control automatizados y luego pretender que los clientes se involucren en ellos cuando sus necesidades pueden ser menos sofisticadas. 

Ningún sistema funciona por sí mismo, mientras no exista un correcto criterio profesional de los usuarios, ya que su objetivo es hacer más fácil y eficiente el trabajo humano. Aún así, hoy pretendemos que prevalezca el sistema sin tener en cuenta las necesidades, la cultura y la formación de las personas. Si queremos difundir una nueva tecnología, preocupémonos también por capacitar a las personas. ¿Es necesario contar con habilidades digitales para el manejo de las nuevas tendencias? Déjanos tus comentarios.

Auspicios