La importancia de la gestión financiera aplicada a la minería

user-pic

Un proyecto minero puede ser una mala inversión o una actividad rentable y sostenible en función a las decisiones financieras que se tomen para su desarrollo, financiamiento y control.

1500x844_gestion_financiera.jpg

La minería es una actividad de gran importancia en el desarrollo de cualquier país. En especial, el Perú es rico en recursos minerales: genera divisas, ingresos para el fisco, empleo directo e indirecto y un efecto multiplicador sobre otras actividades productivas. Los centros mineros, por lo general, están ubicados en zonas alejadas e inhóspitas; por lo tanto, la minería se convierte en polo de desarrollo y descentralización.

A diferencia de otras industrias, los depósitos minerales están fijos geológicamente en su ubicación. No pueden moverse a otro lugar; consecuentemente, el desarrollo, la minería y parte del procesamiento mineral debe ser realizado en el lugar físico/geográfico donde se encuentra el depósito. Esto involucra requerimientos de transporte, energía, agua e infraestructura social, los cuales se encuentran en regiones remotas. De esta forma, se constituyen en la principal actividad y generador de progreso en dichas zonas.

Los desafíos que enfrenta la industria minera

Las empresas que operan en el sector minero formal enfrentan fuertes retos relacionados a la rentabilidad, el crecimiento y la continuidad de sus operaciones. En esta industria, los productos son commodities; es decir, el precio es fijado por la oferta y la demanda mundial. No existe un oligopolio de productores (como la industria petrolera) que pueda fijar los precios, los cuales fluctúan significativamente, en altas y bajas en el tiempo.



Las decisiones financieras están vinculadas directamente con la gestión y control de costos y el planeamiento estratégico aplicados al sector minero.

Al no poder generar rentabilidad mediante precios y diferenciación, la estrategia básica en el sector minero es de reducción de costos para incrementar la rentabilidad. En cada subsector minero (cobre, zinc, oro, etc.), toda empresa minera espera producir a los costos más bajos posibles y debe plantearse objetivos de optimización de costos para las actividades estratégicas de su cadena de valor: exploraciones, minado, concentración, logística comercial, relaciones comunitarias, medioambiente, entre otras. Sin embargo, cuando se presentan los ciclos de altos precios, el enfoque es maximizar la producción y es usual que se incrementen los costos y gastos; es decir, se "relaje" el control en el uso eficiente de recursos. 

Un aporte a la gestión de empresas mineras

Es por esta razón que la gestión financiera y de costos es vital en la minería. Las decisiones financieras deben considerar las reservas disponibles, la ley o calidad del mineral y las proyecciones de precios del mercado mundial. Ello permitirá tomar decisiones eficientes sobre procedimientos y volúmenes de explotación, mecanismos de financiamiento, entre otras, que maximicen la rentabilidad del proyecto.

Los depósitos minerales son de calidad variable. La variabilidad de calidad dentro de los depósitos individuales plantea decisiones financieras estratégicas respecto a la ley del mineral y secuencia de las operaciones mineras. Por ejemplo, se debe explotar primero las zonas de alta ley para apalancar el financiamiento con un mayor equity, generándose liquidez para las inversiones iniciales. La variabilidad de calidad entre distintos depósitos tiene una influencia crítica en un amplio espectro de asuntos financieros y de planificación, relacionados con la rentabilidad económica y productividad en el tiempo.

Las decisiones financieras están vinculadas directamente con la gestión y control de costos y el planeamiento estratégico aplicados al sector minero. En el área de finanzas se analiza la información financiera, estimando el costo de capital y utilizando herramientas de análisis y medición de la rentabilidad para planificar y gestionar los aspectos financieros y de control de costos. Además, se debe contar con un enfoque estratégico que permita un rendimiento eficiente de los recursos y la eficaz toma de decisiones e implementación de las mismas mediante los planes y presupuestos.

En conclusión, la gestión financiera permite tomar decisiones eficientes sobre la explotación, desarrollo, financiamiento y control de un proyecto minero. Para ello, se adecúa a los ciclos económicos mundiales y a las características propias del proyecto, con el fin de maximizar la rentabilidad y productividad.

¿Cómo la gestión financiera mejoró la rentabilidad de tu proyecto minero? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios