Las habilidades blandas: esenciales en la era digital

user-pic

A nivel interno, se espera que los profesionales sepan gestionarse a sí mismos, a sus emociones y aprendan a adaptarse a los cambios de su entorno. A nivel externo, deben mantener un buen nivel de comunicación y ser capaces de resolver cualquier conflicto.

1500x844_habilidades_blandas.jpg

La importancia de las habilidades blandas en el perfil de los profesionales ha escalado hasta ocupar el mismo nivel que las habilidades duras. Al inicio, las empresas solo las priorizaban en los puestos más altos de la pirámide, donde la gestión de las relaciones interpersonales es indispensable. Hoy es solicitada en todas las posiciones, incluso en los recién graduados. 

Tiempo para todo

La planificación del tiempo es una habilidad importante para que una persona demuestre que puede hacerse cargo de su propia vida y es un protagonista proactivo; no una víctima reactiva. Para ello, es necesario que la persona tenga claras sus metas, propósitos y voluntad.



El estrés está conectado con el miedo y puede surgir en situaciones imprevistas o de cambios, donde se considera que no se tienen los recursos necesarios para afrontarlos.

Las investigaciones de la neurociencia establecen que nuestro cerebro tiende a distraernos en busca de actividades que considera más satisfactorias, mientras que la voluntad se encarga de reencaminarnos hacia nuestro objetivo. A largo plazo, el trabajador desarrollará un liderazgo a nivel personal, luego a nivel de equipos y, al final, un liderazgo a nivel organizacional. 

Control de las emociones

El reconocimiento y la gestión emocional es crucial para desarrollar habilidades blandas. Por ejemplo, para manejar el estrés, necesito reconocer que es una emoción conectada con el miedo y que puede surgir en situaciones imprevistas o de cambios, donde se considera que no se tienen los recursos necesarios para afrontarlos. 

En este caso, el miedo nos ayuda a ponernos en estado de alerta y observar lo que se necesita para superar la situación. El problema surge cuando el miedo llega a una intensidad tan alta que paraliza las actividades o se presenta con tanta frecuencia que no permite al colaborador tomar un tiempo para recuperarse. Este problema perjudicará su desempeño y sus relaciones interpersonales. 

Adaptación al entorno

La automatización avanza tan rápido y su impacto afecta a casi todas las industrias, las cuales experimentan cambios significativos en los puestos de trabajo, naturaleza de las tareas y habilidades requeridas. Toda organización es un sistema abierto, al ser influido por su entorno externo e interno, y vivo, al componerse por personas que cambian constantemente. 

Así como muchos empleos desparecerán, también surgirán muchos puestos nuevos. Es indispensable que el colaborador se adapte con facilidad a los posibles cambios que experimente la organización, los cuales, incluso, pueden abarcar hasta la cultura empresarial. 

Comunicación y resolución de conflictos

La capacidad de comunicarse de manera oral y por escrito es básica para los perfiles profesionales actuales. Sin embargo, no todos la desarrollan con eficacia porque asumen que solo se trata de trasmitir información con las palabras adecuadas, en el orden correcto y con un mensaje claro. Nos olvidamos que la escucha es la que valida la comunicación y esta depende de la persona que la recibe. Por tanto, necesitamos verificar que este mensaje sea recibido e interpretado de manera adecuada. 

La comunicación es la base para una adecuada gestión y resolución de conflictos. Todos los seres humanos pensamos, sentimos y actuamos diferente, es decir, la posibilidad de conflicto es permanente. El profesional debe observar cada conflicto como una oportunidad enriquecedora de generar nuevas ideas y canalizarlo para que suceda, en un ambiente de respeto y confianza mutua. 

El desarrollo de estas y otras habilidades blandas debe ser uno de los objetivos que se debe lograr en los programas de pregrado y posgrado de las universidades y las escuelas de negocios en el Perú. Tienen la responsabilidad de formar profesionales que apunten más allá del status quo y se conviertan no solo en líderes de sus organizaciones, sino también de la sociedad. ¿Qué otras habilidades blandas valoran las empresas? Compártenos tu opinión.

Auspicios