¿Qué futuro les espera a las criptomonedas?

user-pic

El valor de los llamados "bitcoins" y otras criptomonedas se recuperaría tras ser adaptadas por empresas como Facebook, Samsung y las pequeñas fintechs. ¿Qué retos deben cumplir para lograrlo?

1500x844_criptomonedas_futuro.jpg

Hace aproximadamente diez años el mundo vio surgir a los bitcoins como la primera moneda criptográfica construida sobre blockchain. Esta moneda criptográfica, o criptomoneda, fue planteada como mecanismo alternativo para realizar transacciones por internet, a través de wallets, o billeteras virtuales. Sin embargo, al no ser respaldado por ningún Gobierno o banco central, ni ser regulado, también mostró ser muy volátil, y su uso como depósito de valor, fue menor que, por ejemplo, su utilización como medio de inversión especulativa.  

Este año, gigantes tecnológicos como Facebook y Samsung anunciaron que brindarán soporte a las criptomonedas en sus respectivas plataformas, además de ser respaldadas por una divisa como el dólar. ¿Será suficiente para que las criptomonedas recuperen los picos históricos de desempeño que registraron hace dos años? 

Usos ambiguos de bitcoins

A pesar del carácter especulativo del bitcoin, no se puede negar su acogida como medios de pago en plataformas digitales. Un ejemplo son las pasarelas de pago que ayudan a los negocios a ofrecer pagos de bitcoin a sus clientes. Asimismo, existen servicios de exchanges que las ofrecen como alternativa para enviar dinero de un país a otro.



Años atrás, los entusiastas aseguraban que las criptomonedas convertirían a los bancos en entes obsoletos y desbancarizarían a toda la población; sin embargo, hoy observamos que ocurre lo contrario.

Los bitcoins también se emplearon para realizar donaciones de manera anónima a organizaciones no gubernamentales (ONG) susceptibles de ser censuradas, como Wikileaks. Asimismo, fueron usadas para fines delictivos, como el caso de Silk Road, un mercado negro en línea dedicado a la venta de drogas. Tras su cierre, el 2013, la moneda perdió más de un 25 % de su valor, según The Guardian. 

Hoy existen, literalmente, miles de criptomonedas y su número puede aumentar de manera arbitraria. Incluso, podemos encontrar plataformas en línea que ayudan a cualquier persona a crear su propia blockchain y, sobre ella, construir una moneda. Sin embargo, el caso de Libra, la criptomoneda de Facebook, destaca por la escala de usuarios que posee la red social, que facilita su adopción y potencia la experiencia del usuario, en tanto Facebook tiene gran expertise en brindar servicios tecnológicos a gran escala.  

Proyección de crecimiento

La irrupción de las criptomonedas afectó a todo el sector financiero, de una u otra forma. Con el paso del tiempo, el panorama se aclara. Los adolescentes hoy saben que existen estas monedas y que les permiten realizar pagos de un punto del planeta a otro, de manera anónima (o pseudo anónima, dependiendo de la criptomoneda), muy rápido y con costos de transacción muy bajos. Con esta experiencia inicial exigirán estándares más altos cuando acudan a un banco.  

Un ejemplo de la reacción del sector privado a estas exigencias es lo que propone Facebook con Libra. Es claro que su estrategia apunta hacia los sectores que no tienen acceso a ninguna forma de dinero digital y que, tal vez, necesitan realizar múltiples microtransacciones. Este público no está bancarizado, pero tiene un celular y una cuenta de Facebook o WhatsApp, lo cual implica una aceleración a gran escala de la adopción de su nueva moneda. En este sentido, es razonable esperar la presentación de otras criptomonedas corporativas. Aunque para los puristas, el término criptomoneda, estaría siendo incorrectamente empleado, al tratarse de una divisa que existe bajo una blockchain cerrada.  

Vale recordar el surgimiento de otras tecnologías, como los pagos por QR, como competidores de las criptomonedas. Sin embargo, debemos considerar que esta modalidad no está libre de intermediarios, quienes cobran una pequeña cuota por el servicio prestado. La aceptación de este sistema estará igualmente condicionada al nivel de adopción de las criptomonedas en los próximos años. 

Retos pendientes

Años atrás, los entusiastas podrían haber asegurado que las criptomonedas convertirían a los bancos en entes obsoletos y que su fin sería desbancarizar a toda la población. Sin embargo, hoy observamos que ocurre lo contrario. Es necesario reconocer que existen algunos problemas que impiden la aceptación masiva de las criptomonedas: adopción, estabilidad y volatilidad, entre otros. 

Si estos problemas son resueltos por una empresa, una corporación o un conjunto de compañías, ya sea mediante una blockchain total o parcialmente privada, las posibilidades de crecimiento serían enormes. Así, podrían ofrecerse servicios financieros nuevos a un costo más bajo y con mayor alcance. 

Un ejemplo es Facebook, que tiene como socios a Mastercard, Visa y PayPal. En este caso, la adopción de la criptomoneda sería inmediata porque la billetera virtual estaría disponible desde WhatsApp. La escalabilidad prometida es de mil transacciones por segundo, con una volatilidad mínima. El reto real en este contexto sería la regulación, y la confianza. Estando esta última bastante vulnerada debido a los escándalos de mal manejo de protección de datos, por ejemplo, Facebook Analytica.  

Por su parte, las fintech tendrán que competir con las grandes corporaciones, pero son capaces de brindar soluciones más ágiles a determinados nichos del mercado. Por ejemplo, puede atender a segmentos que no se interesen en el uso de blockchains privadas y que privilegien la protección de datos del usuario. ¿Has empleado bitcoin u otras criptomonedas para realizar transacciones en internet? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios