Sin leche ni gloria

user-pic

Grandes marcas continúan perdiendo la confianza del público debido a la poca transparencia sobre las propiedades de sus productos. En ese escenario, las marcas competidoras y sustitutivas pueden marcar la diferencia en el mercado.

1500x844_sosa_leche.jpg

Han pasado dos años desde el sonado caso de Pura Vida, bautizada en las redes sociales como la "leche que no es leche"; y luego Sublime, el "chocolate que no es chocolate". Ahora se da una historia similar con leche Gloria. ¿Qué pasa con el mercado y qué oportunidades se abren?



Este tipo de crisis del mercado pueden ser aprovechadas por las marcas competidoras y sustitutas, inclusive por las pequeñas.

Estos casos no son aislados. Antes hemos visto en el mercado peruano otros escándalos como la promoción de Claro "habla gratis para toda la vida" que solo duraba 3 meses, las hamburguesas de pollo San Fernando que no eran de pollo y (el menos sonado) las cevicherías que servían pescados distintos a los ofrecidos en sus cartas. En todos los casos, los representantes de estas marcas han tratado de justificarse con criterios técnicos, pero en la mente del consumidor las cosas son más simples: el producto es o no es. El debate entre quien tiene la razón queda abierto, pero innegablemente el público se siente engañado, sirviendo de evidencia los memes que han surgido como medios de catarsis.

Este tipo de crisis del mercado pueden ser aprovechado por las marcas competidoras y sustitutas, inclusive por las pequeñas, pues se les abre la oportunidad de ser el refugio de consumidores desencantados. Sin embargo, en los casos de Pura Vida y el Sublime los competidores con productos "más puros" no aprovecharon la oportunidad. Con la crisis de Pura Vida, la venta de leche fresca aumentó solo por unas pocas semanas, ya que su adquisición representaba demasiadas barreras. Los chocolates con altos porcentajes de cacao también reaccionaron muy tímidamente, apareciendo solo en algunas tiendas sin mucha publicidad.

Si usted piensa en su rubro, seguro encontrará varios casos latentes de malas prácticas, que son secretos a voces. Quizá hoy no tienen problemas, pero son bombas de tiempo. Recordemos el caso de las universidades sin calidad que ya están siendo cerradas por SUNEDU. Los consumidores ya se están poniendo más alerta a estas amenazas. Como tarde o temprano la verdad se sabe, su marca (desde ya) puede empezar a concientizar a sus consumidores sobre quién es quién en el mercado.

Auspicios