Global Reporting Initiative (GRI): el lenguaje universal de la sostenibilidad

user-pic

¿Cómo lograr que las empresas evalúen el impacto de sus operaciones relacionadas con temas sociales y ambientales? La aplicación de reportes de sostenibilidad de las empresas les permitirá medir los resultados frente a los obtenidos por otras compañías peruanas y del mundo. Además, atraerá la inversión y brindará transparencia a diversos grupos de interés.

1500x844_GRI_lenguaje.jpg

Ante los efectos cada vez más notorios de la contaminación medioambiental, las empresas de todo el mundo se esmeran en demostrar su contribución al desarrollo sostenible y la calidad de vida de los pobladores en sus zonas de influencia. Una herramienta que les permite lograr ese objetivo son los estándares Global Reporting Initiative (GRI), que evalúa el impacto de la compañía en busca de su mejora continua. 

Parámetros de uso internacional

Los estándares GRI se aplican para informar de manera pública los impactos económicos, ambientales y sociales de una organización. Los reportes elaborados con base en estos parámetros miden los resultados obtenidos cada año para determinar si se registró un avance y el nivel de impacto obtenido frente a otras empresas del Perú y el mundo, incluso si pertenecen a otros sectores productivos. 

Cuando se habla de responsabilidad social, comunicación y transparencia en el ámbito empresarial, por lo general se aborda información cualitativa que no siempre puede gestionarse ni mejorarse. Los estándares GRI cuantifican esta data, permiten medirla en toda la cadena de valor de la empresa, mejorarla y mostrarla a sus grupos de interés, alineándolos a las tendencias de desarrollo sostenible. 

En el Perú, alrededor de 200 empresas están obligadas a presentar reportes de sostenibilidad, desde que se publicó la Resolución SMV n.º 033-2015-SMV/01 de la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV). De este total, entre 58 y 60 reportan bajo estándares GRI. Si bien existe un promedio de 133 contenidos o temas para reportar, cada empresa solo reporta sus temas materiales, es decir, los más relevantes y significativos para su actividad productiva. 

¿Cómo deben aplicarse?

Los estándares GRI se dividen por módulos. El primero (101) se denomina Fundamentos y consiste en un manual de uso de estos parámetros. El segundo (102) son las Declaraciones Generales y aborda todos los aspectos de la empresa que permitan al lector construir un perfil sobre ella. El tercero (103) es el Enfoque de Gestión y son datos cualitativos relacionados a los módulos restantes: Declaraciones Económicas (200), de Medioambiente (300) y Sociales (400).



El primer paso para implementar los estándares GRI es identificar a los grupos de interés y realizar un análisis de materialidad.

El primer paso para implementarlos es identificar a los grupos de interés y el ordenamiento por nivel de prioridad. Luego, se debe identificar las expectativas o necesidades de los principales grupos de interés (análisis de materialidad) y cruzarlos con los estándares GRI, a fin de seleccionar aquellos aspectos materiales que se deben reportar. Una vez determinados, es posible empezar a desarrollar los contenidos en detalle. 

Es básico brindar una inducción sobre el tema al equipo de recopiladores seleccionados por la empresa, que deben representar a cada una de sus áreas, o por lo menos a las más importantes. Luego de asegurarse de que el contenido recogido es acorde con los estándares GRI, se redacta el reporte de sostenibilidad y, finalmente, se realiza el diseño, la diagramación y las vías de publicación y difusión. 

Retos pendientes

Todavía existe una gran falta de conocimiento sobre los estándares GRI, que conlleva a una falta de conciencia en temas sociales y ambientales. Sin información medible, una empresa no podrá gestionar los riesgos no convencionales que puedan presentarse, como los efectos del cambio climático. Esta es una situación muy complicada, si consideramos que sus efectos son cada vez más notorios, como el reciente fenómeno de El Niño costero. 

Es un error pensar que los estándares GRI son difíciles de manejar en un reporte de sostenibilidad. Lo cierto es que requiere una labor muy amplia que no puede ser realizada por una sola persona. Sin embargo, los encargados de diversas áreas suelen desconocer estos parámetros y reportan sus resultados con indicadores que no pueden compararse. Si este proceso se realiza con frecuencia, será cada vez más sencillo. ¿Los estándares GRI ya se aplican en tu empresa? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios