Salud: Retos en su gestión para el Perú del bicentenario

user-pic

Se requiere una gestión óptima de los recursos disponibles para garantizar la cobertura integral de salud, partiendo con la lucha contra la corrupción y la innovación de la gestión y la prestación de servicios de salud.

1500x844_salud_bicentenario.jpg

Del 2004 al 2018, la proporción de peruanos con problemas de salud (crónicos o no) pasó de 55 % a 69 %, por una mayor esperanza de vida, la transición epidemiológica y una limitada cobertura de salud. Pese al mayor aseguramiento en salud, de los 21.5 millones de peruanos que manifiestan tener problemas de salud, 15.3 millones no acuden a un establecimiento sanitario para solucionarlo (demanda no atendida), por demora en la atención, lejanía, atención en una botica o farmacia, auto-receta y pocos por falta de dinero. 

En ese período, la proporción de peruanos que buscó solución a sus problemas de salud en una farmacia o botica pasó de 22.4 % a 39.4 %. A su vez, la búsqueda de atención en establecimientos de salud (demanda atendida) disminuyó en los servicios públicos, de 63.5 % a 44.7 %, y creció ligeramente en los privados, de 11.5 % a 14.5 %. 

Administración deteriorada

Enfrentando una creciente demanda no atendida, la gestión de recursos para salud se ha deteriorado a todo nivel, a pesar de su mayor disponibilidad en la última década. Eso se explica por los siguientes factores:

  • Incapacidad para administrar la "abundancia" al mantener el "chip" de la escasez.
  • Aversión al riesgo.
  • Incompetencia de gestión y/o desconocimiento del sector.
  • Compromiso mínimo para implementar innovaciones en gestión y prestación de servicios de salud, disponibles desde hace más de diez años en el país.
  • Corrupción en salud, plasmada en ausentismo laboral; pagos informales de los pacientes; malversación y robo de dinero, insumos o medicamentos; prestación del servicio no guiado por consideraciones exclusivamente médicas y que puede constituir un exceso; favoritismo, y manipulación de datos. 

Aunque se afirma que la cantidad de médicos es insuficiente para atender la demanda existente, las estadísticas nacionales publicadas sobre producción médica acreditarían la ocupación de 19 000 de los 40 820 existentes en el país. En consecuencia, cerca de 22 000 estarían disponibles para dar cobertura a la demanda no atendida. Esta aparente paradoja sería producto de una inadecuada distribución o inadecuada productividad de los profesionales en el país, o del subregistro de atenciones, o una combinación de ellas.



Camino al bicentenario, se espera el uso eficiente y efectivo de los recursos disponibles. Este 2020 tenemos la oportunidad de sentar bases sólidas y aplicar el tratamiento que el sector salud requiere para recuperarse de sus males.

Para este año, se anunció la inauguración de 85 establecimientos de salud y el avance significativo de otros más en el país, pero problemas y retrasos persisten principalmente en hospitales de Arequipa, Lima, Huánuco, Tacna, Cusco, Piura, Junín, Pasco y Ancash, que incluyen a los ejecutados en el marco de la Reconstrucción con Cambios. 

Posibles soluciones

El personal de salud debe reducir significativamente o eliminar su tolerancia a la corrupción y en paralelo implementar innovaciones para mejorar la gestión y prestación de servicios de salud, a corto, mediano y largo plazos. Una opción muy relevante para los proyectos es la participación privada como Project Management Office (PMO) y asociaciones público-privadas (APP), así como el empleo de la metodología colaborativa BIM (Building Information Modeling). 

Otra acción importante es considerar el uso intensivo de las tecnologías de la información y las comunicaciones - TIC, o e-Salud. Es muy valiosa pues torna factible una mayor transparencia, inclusión, cobertura, eficiencia, integración en redes, competitividad, sostenibilidad, empoderamiento ciudadano y atención personalizada en salud. 

Los recientes Decretos de Urgencia sobre aseguramiento en salud, medicamentos genéricos y destrabe de proyectos siguen esa línea. Con el uso de sistemas y TIC, se incorpora el concepto de operador logístico para los medicamentos; en el aseguramiento, se aplica la e-Salud para mejorar la gestión y la prestación, y se prevé la agilización de los proyectos, debiendo evaluarse cuántos se ejecutan con PMO u operan como APP o incluyen el BIM. 

Para el 2020, el sector salud tendrá más presupuesto público y dispondrá del Programa de Inversión de las Redes Integradas de Salud (RIS), con más de 1 000 millones de soles financiados por el BID y el Banco Mundial. Su ejecución debeacelerarse pues se enfoca en el modelo de atención en redes y curso de vida, la gestión centralizada de medicamentos y de servicios médicos de apoyo, así como en los sistemas de información y la e-Salud. 

Con los recursos disponibles, para cubrir la demanda no atendida (principalmente de baja complejidad), el impulso a la telemedicina debe aumentar incluyendo la modalidad directa paciente-médico. La OMS clasifica esta intervención como telemedicina y no está restringida por la Ley Marco de Telesalud del Perú. Será importante que el reglamento de la ley y el Colegio Médico del Perú la permitan, considerando además que el subsector privado decidió implementarla en su cartera de servicios. 

Camino al bicentenario, se espera el uso eficiente y efectivo de los recursos disponibles. Este 2020 tenemos la oportunidad de sentar bases sólidas y aplicar el tratamiento que el sector salud requiere para recuperarse de sus males. 

¿Qué acciones sugieres para mejorar la gestión y la prestación de los servicios de salud y cubrir la demanda no atendida en el país rumbo al 2021? Déjanos tu opinión.

Auspicios