¿Estamos listos para cambiar de trabajo?

user-pic

Un cambio de trabajo puede acercar al profesional hacia nuevos retos y experiencias que le permitan crecer, pero debe asegurarse de contar con un perfil atractivo para el sector donde se desempeña. No se trata solo de renunciar, si no de contar con un plan de cuál será el siguiente paso en el destino profesional.

1500x844_cambio_trabajo.jpg

En algún momento de su vida, todo profesional puede sentirse atraído por la idea de cambiar de empleo para continuar su crecimiento en otra compañía que le exija mayores retos. Sin embargo, ante la situación que atraviesa el país, como el hecho de que este 2020 es un año preelectoral, es importante tener en cuenta algunos aspectos antes de tomar una decisión. 

¿Cómo empezar?

Cada cierto tiempo, al menos una vez por año, es importante que el profesional se trace metas de crecimiento para los próximos meses. Puede aspirar a un cargo más alto en su empresa, siempre que el plan estratégico de la misma le ofrezca esa oportunidad. Si detecta que no existe un plan de carrera definido en la organización, puede ser un primer indicio para considerar un cambio. 

En primer lugar, es importante realizar una investigación para tener clara la situación del sector donde se desenvuelve el profesional. Es posible que la economía, en general, no atraviese su mejor momento, pero determinados rubros sí podrían mantenerse saludables y albergar muchas oportunidades para quienes aspiran a cambiar de trabajo.



Para ser considerado un buen candidato, el profesional debe contar con experiencia, competencias y un profundo conocimiento del sector donde labora.

El segundo aspecto a tomar en cuenta es el perfil del profesional. Para ser considerado un buen candidato, es preciso contar con experiencia, competencias y conocimiento del sector. Las organizaciones valoran mucho a los nuevos colaboradores que aportan iniciativas para que ambos crezcan, ya sea mediante una expansión o identificar nuevas áreas de desarrollo que puedan liderar. 

Comunicación clara

Una buena relación con el empleador de la empresa actual es clave. Cada profesional sabe cuánto valor aporta a su organización y debe ser claro para comunicar, por ejemplo, que se encuentra estudiando un posgrado, ya que la empresa debería entenderlo como un interés de su parte por aspirar a un cargo más alto en un futuro cercano. 

La búsqueda de un nuevo trabajo, a espaldas de la organización, puede ser complicada y estresante. Es importante primero, agotar las opciones al interior de la organización, y en caso no haya oportunidades es constructivo manifestar nuestra inquietud de crecimiento, incluso si con ella viene una oportunidad para la misma empresa de crear un área que uno pueda liderar y que le ayude a crecer. 

El momento ideal

Los primeros meses del año son buenos para optar por el cambio de empleo, porque es cuando muchas empresas empiezan a ejecutar sus planes de contratación. Previo a iniciar una búsqueda laboral es recomendable activar e impulsar el networking con los contactos del sector para recabar información y tomar una decisión más consciente. 

La búsqueda de trabajo puede durar meses y es importante disponer de un soporte financiero durante ese periodo. De lo contrario, esta preocupación se trasmitirá en las entrevistas y el profesional podría terminar en un puesto con menor remuneración que el anterior o ser rechazado por solicitar un salario demasiado alto e irreal, acorde a la situación que atraviesa su sector y no ajustado a su experiencia. 

Si el profesional siente que ya no crece en la organización donde se encuentra y es consciente de que tiene las capacidades para enfrentar desafíos nuevos y más exigentes, lo mejor sería buscar nuevas oportunidades laborales. El proceso puede ser desgastante y por eso es importante tener un plan de carrera y las metas claras de cuál es su siguiente destino profesional. ¿Qué proceso seguiste para cambiar de trabajo? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios